11 de agosto de 2016

Rafaela Silva: El primer oro de Brasil viene de una favela

Rafaela Silva: El primer oro de Brasil viene de una favela
REUTERS

RÍO DE JANEIRO, 11 Ago. (Notimérica) -

"Si tienes un sueño, tienes que creer". Con estas palabras recibía la primera medalla de oro para el país anfitrión de los Juegos Olímpicos de Río la brasileña Rafaela Silva. La judoca, que fue ganadora en la categoría de 57 kilos, ha conmocionado al deporte olímpico por haber crecido, al igual que millones de brasileños, en el empobrecido entorno de una favela.

Silva comenzó en el mundo del judo cuando su padre la inscribió hace quince años en un proyecto social de esta disciplina, que este lunes la encumbró como nueva campeona olímpica en el Carioca Arena 2.

"Nací en una comunidad que no me permitía plantearme muchos objetivos en la vida. Soy de Ciudad de Dios. Empecé a practicar judo por diversión y ahora soy campeona mundial y olímpica", declaró la deportista emocionada tras lograr el primer oro para su país.

La deportista ha confesado que "salía de los entrenamientos llorando porque realmente deseaba la medalla. Por suerte, trabajé lo suficiente para conquistarla". Este oro conseguido por la carioca representa la medalla número 20 del judo brasileño en la historia de los Juegos.

Tras la victoria, Silva recordó su infancia y de donde procede a la vez que envió un mensaje a los posibles sucesores: "Quiero demostrar que una niña que salió de la Ciudad de Dios y comenzó el judo por diversión es hoy en día campeona mundial y olímpica. Si tienes un sueño, tienes que creer", dijo, antes de dedicarle la conquista "al pueblo brasileño, a la familia y amigos".

Durante la competición, Silva doblegó con una waza-ari a la representante de Mongolia Sumiya Dorjsuren, líder del ranking mundial. Gracias a esta victoria, la judoca brasileña mejoró la presea plateada del tirador Felipe Wu, encargado de inaugurar la cosecha medallista de Brasil con su segundo puesto en la final de pistola de 10 metros, según informó el diario argentino 'La Nación'.

En el turno matutino Silva venció a la alemana Miryam Rope, su rival en la primera ronda. En octavos de final doblegó a la surcoreana Jandi Kim y en cuartos de final se deshizo de la húngara Hedvig Karakas.

Ya en la seminfinal, alcanzó un ajustado triunfo ante la rumana Corina Caprioriu que le permitió ganar la opción de competir por el oro, medalla que obtuvo ante la mongola Dorjsuren.

En 2013, Silva logró en Río de Janeiro su primer título mundial de la categoría de menos de 57 kilos y tras estos tres años de preparación consiguió llegar a unas Olimpiadas peleando por su país y aportando el primer oro en estos Juegos.

"No es porque es mi hija, pero ella se lo merece. Es una buena persona, es humilde". "Ella compró entradas para todos, trajo a la familia y los amigos. Había que hacer camisetas, gorras ... se lo merece. Es una guerrera única. Una guerrera de oro", reconoció el padre de la atleta.

El esfuerzo y la dedicación han llevado a alcanzar el oro a esta brasileña que ya participó en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde la deportista lloró desconsolada sobre el tatami, competición tras la que recibió fuertes críticas por la red social Twitter: "El lugar de la mona es la jaula".

Por entonces, los ataques racistas hicieron saltar las alarmas en todo el país. Cuatro años después, Silva ha silenciado todos esos mensajes discriminatorios ganando la primera medalla de oro para el país anfitrión en estos JJOO de Río de Janeiro.