El Real Madrid nombra al argentino Solari como su sustituto provisional

El Real Madrid nombra al argentino Solari como su sustituto provisional
29 de octubre de 2018 REUTERS / MAXIM SHEMETOV - ARCHIVO

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Real Madrid confirmó este lunes la destitución de Julen Lopetegui como entrenador del primer equipo, apenas cuatro meses y medio después de contratarle y un día después de que el conjunto madridista alargase su mal momento con su abultada derrota contra el FC Barcelona (5-1) en el Camp Nou durante la décima jornada de LaLiga Santander, y el nombramiento provisional de Santiago Hernán Solari, técnico del filial, como su sustituto.

"La Junta Directiva del Real Madrid CF, reunida hoy 29 de octubre de 2018, ha acordado resolver el contrato que vinculaba al entrenador Julen Lopetegui con el club. Esta decisión, adoptada desde la máxima responsabilidad, tiene como fin cambiar la dinámica en la que se encuentra el primer equipo, cuando aún son alcanzables todos los objetivos de esta temporada", señaló el club madridista en un comunicado.

La Junta Directiva advirtió además que "entiende que existe una gran desproporción entre la calidad de la plantilla, que cuenta con 8 jugadores nominados al próximo Balón de Oro, algo sin precedentes en la historia del club, y los resultados obtenidos hasta la fecha".

"El club agradece a Julen Lopetegui y a todo su equipo técnico el esfuerzo y el trabajo realizado y les desea lo mejor en su carrera profesional. Será sustituido provisionalmente por Santiago Solari, quien dirigirá al primer equipo a partir de mañana martes", sentenció el 13 veces campeón de Europa.

El mal resultado en el Clásico de este domingo ha precipitado el fin de la etapa del guipuzcoano, una noticia con la que ya se especulaba desde hace varias semanas y que se produce con el equipo noveno en la tabla liguera después de cuatro victorias, dos empates y cuatro derrotas, y a siete puntos del liderato que ostentan precisamente los de Ernesto Valverde.

El duro revés en la Ciudad Condal fue además la quinta derrota, tercera seguida en Liga, en los últimos siete partidos, una racha en la que el actual campeón de Europa sólo ha sido capaz de ganar al modesto Viktoria Plzen checo, por un ajustado 2-1, en la Liga de Campeones. Sevilla (3-0), Alavés (1-0) y Levante (1-2), en Liga, y el CSKA (1-0), en 'Champions', también supieron ganar al Real Madrid, mientras que la única 'nota positiva' fue el empate sin goles en el derbi ante el Atlético (0-0).

La última victoria del equipo blanco en el torneo doméstico fue hace más de un mes, el 22 de septiembre, ante el Espanyol por 1-0, y Lopetegui deja su cargo con un pobre balance de seis triunfos, seis derrotas y dos empates en sus 14 partidos oficiales, donde la ofensiva se ha resentido tras la marcha de Cristiano Ronaldo con 14 goles a favor en LaLiga Santander, diez de ellos en sus primeras tres jornadas, y la misma cifra en contra, muestra también de una debilidad defensiva que le ha hecho ir a remolque en casi todos sus partidos.

A todo esto se une que tampoco pudo sacar adelante la disputa de su primer título oficial, la Supercopa de Europa, que perdió ante el Atlético de Madrid por 4-2 tras una prórroga y después de ir ganando 1-2, poniendo fin a la racha de trofeos que se había iniciado con Zinédine Zidane.

SEGUNDO DESPEDIDO EN APENAS CINCO MESES

Sin embargo, a partir de ahí, pese a algunos altibajos, se mantuvo invicto en sus seis siguientes partidos, con cinco triunfos, e incluso el 3-0 con el que se estrenó en la Liga de Campeones ante la AS Roma elevó el tono de unos halagos de los que ya no quedan ni rastro, aunque ni las opciones ligueras ni europeas están comprometidas de momento.

De hecho, en comparación con hace un año, la situación del equipo es relativamente 'idéntica'. Con Zidane en el banquillo, los madridistas estaban el 29 de octubre de 2017 a ocho puntos del por entonces invicto FC Barcelona tras perder en la décima jornada ante el Girona en Montilivi y en la 'Champions' se habían dejado dos puntos en casa ante el Tottenham, que días después le derrotaría por 3-1 en Wembley para complicarle el futuro continental.

Julen Lopetegui cierra de este modo un doloroso año 2018 donde ha sufrido dos destituciones en menos de cinco meses. El de Asteasu, de 52 años, se disponía a dirigir a una selección española al alza en el Mundial de Rusia, a la que había llegado en 2016 y con la que acababa de renovar hasta 2020, pero Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), le despidió tras darse a conocer, a tres días del debut en el torneo ante Portugal, que sería el próximo entrenador del Real Madrid sin habérselo transmitido personalmente.

Contador