2 de julio de 2009

TENIS-Triunfo de Venus pone el número uno del mundo en su lugar

Por Kevin Fylan

LONDRES (Reuters/EP) - Si se creía que un hecho en particular podría catalogar de ridículo el sistema del ranking mundial del tenis femenino, la victoria del jueves de Venus Williams sobre la número uno Dinara Safina en las semifinales de Wimbledon parece ser la respuesta.

Venus continuó su marcha hacia su tercer título consecutivo en individuales de Wimbledon, el sexto en total, tras vapulear a Safina por 6-1 y 6-0, en menos de una hora de juego.

Esta victoria le dio derecho a disputar el sábado la final contra su hermana Serena, que necesitó de todas sus fuerzas para vencer a la también rusa Elena Dementieva en el primer partido del día en la Cancha Central del All England Club.

Este discutido sistema del ranking de la WTA puede ser discutido tras lo demostrado en ese encuentro.

Venus apenas tuvo que sudar para alcanzar su octava final de Wimbledon, la cuarta en la que enfrentará a Serena en el césped londinense.

La estadounidense, de 29 años, ganó con facilidad el primer juego del partido para luego quebrarle el servicio a su rival con cierta displicencia.

Safina no tuvo mucho que ofrecer. No mostró variantes en su juego, ni tampoco intentos de mezclar ángulos o intentar tiros profundos. En resumen, no tenía un plan B.

Todo lo que pudo hacer Safina era pegarle a la pelota con dificultad. Y el resultado inevitablemente fue una serie de errores que precipitaron su derrota.

La número uno del mundo pudo quedarse con su servicio en el sexto juego, pero no tuvo la más mínima posibilidad de inquietar a Venus, quien cerró la victoria en 51 minutos.

PUESTA A PUNTO

La WTA cambió recientemente la forma en que se calculaba su ranking mundial, con lo que quedó más acorde con el que tienen los hombres.

Sin embargo, posiblemente el sistema necesita perfeccionarse.

Venus es la número tres del mundo y es la tercera cabeza de serie en Wimbledon, pero hay pocas dudas de que es la mejor jugadora que existe sobre el césped.

Tras el partido, Venus fue consultada si sentía que había "derrotado a la computadora", en referencia a la superioridad que tuvo frente a Safina, una número uno del mundo que nunca ha ganado un título del Grand Slam.

Venus aceptó ese análisis, pero dijo que era demasiado pronto para juzgar el sistema de clasificaciones.

"¿Sabes qué? Yo lo hice (derrotar al computador) (...) Supongo que es una buena forma de expresarlo", dijo Venus.

"Pero, evidentemente, en mi opinión, mi registro sobre el césped y mi experiencia me ayudaron mucho hoy", explicó.

Pero Safina, quien sufre otra decepción en un Grand Slam, defendió su posición como número uno del escalafón.

"En los últimos cuatro Grand Slams he alcanzado, como mínimo, la semifinal", dijo la rusa.

"Creo que este es el resultado de cómo se juega todo el año. No es respecto de uno o dos torneos. Es un resultado de torneo por torneo. Día a día", agregó.

Tanto es así que, de hecho, pase lo que pase en la final del sábado, Safina seguirá siendo la número uno del mundo la próxima semana.

Intente explicarle esto a cualquiera que vio esta semifinal.

(Por Kevin Fylan. Editado en español por Javier Leira)