18 de mayo de 2015

27 millones de jóvenes trabajan en condiciones de informalidad en América Latina

27 millones de jóvenes trabajan en condiciones de informalidad en América Latina
REUTERS

LIMA, 18 May. (Notimérica) -

   Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en América Latina y el Caribe ha revelado en un informe que 27 millones de jóvenes trabajan de manera informal en América Latina. Del mismo modo, la organización ha realizado un llamamiento para adoptar medidas al respecto.

   Con frecuencia los jóvenes se enfrentan a malas condiciones laborales, una circunstancia que puede afectar al progreso de los países y al vínculo de los mismos con la democracia y que ha sido analizado en una reunión regional tripartita en Lima.

   "El desempleo juvenil es muy elevado, pero es apenas la punta del iceberg del problema de falta de oportunidades para quienes recién inician la vida productiva", ha señalado la directora regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco.

   En términos de informalidad laboral, el alto desempleo se ve agravado con una tasa de informalidad juvenil no agrícola que llega al 55,7 por ciento en el promedio regional, más de ocho puntos porcentuales a la tasa general del 47 por ciento.

   Tal y como indica el informe, en este momento seis de cada 10 empleos disponibles para los jóvenes son en condiciones de informalidad: "En general se trata de puestos de trabajo de mala calidad y escasa productividad, con salarios bajos, sin estabilidad ni perspectivas, sin protección social ni derechos".

   La tasa de informalidad entre los jóvenes asalariados llega al 45,4 por ciento, mientras que entre quienes trabajan por cuenta propia, incluyendo los emprendedores jóvenes, la informalidad llega al 86,4 por ciento.

   Para Tinoco tales condiciones comprometen la trayectoria laboral futura de estos jóvenes, ya que la directora ha afirmado que "estamos frente a un desafío político importante, pues el alto desempleo e informalidad configuran un cuadro en el que se generan altas dosis de desaliento y frustración por la falta de oportunidades".

   En ese sentido, es importante tener en cuenta la relación de los diferentes países con la democracia, un vínculo que puede verse afectado por la situación laboral de los jóvenes.

   Asimismo, la directora ha querido hacer hincapié en el hecho de que las dificultades para acceder a un empleo digno "perpetúan los ciclos de pobreza de las familias y dificultan la lucha contra la desigualdad".

   Las señales de informalidad laboral son más agudas entre quienes menos tienen. De los jóvenes que pertenecen al 20 por ciento más pobre de la población regional, apenas un 22 por ciento tiene un contrato escrito, y las tasas de afiliación a la seguridad social apenas superan el 12 por ciento.

MARCO DESALENTADOR EN AMÉRICA LATINA

   La situación en América Latina y el Caribe es bastante desalentadora, ya que se estima que un promedio de 56 millones, de 108 millones de jóvenes entre 15 y 24 años, tienen un empleo o lo están buscando de manera activa.

   Según indica la OIT, entre estos jóvenes la tasa de desempleo alcanza el 13,3 por ciento en el promedio regional, el triple que la de los adultos. "Se estima que más de siete millones de jóvenes no logran conseguir empleo, lo cual equivale al 40 por ciento del total de desocupados en la región".

   Aunque en América Latina y el Caribe hay poco más de 20 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan, las condiciones de informalidad también afectan al 32 por ciento de los jóvenes que operan en empresas formales.

POSIBLES SOLUCIONES

   "Hay que enfrentar la informalidad y el desempleo de los jóvenes con una combinación de políticas que respondan a las necesidades específicas de cada país, las medidas aisladas en general tienen poco impacto y su efecto es limitado", ha destacado Tinoco.

   "Hay que pasar de la preocupación a la acción para enfrentar los retos del empleo juvenil, en especial en un momento como el actual caracterizado por una desaceleración de la economía que podría presionar a un alza en las tasas de desempleo y de informalidad", ha puntualizado la representante de la OIT.

   El informe preparado para el encuentro en Lima destaca que en la propia región hay numerosos ejemplos de políticas e iniciativas que están mostrando resultados.

   En palabras de Tinoco, la intención es aprovechar el potencial "de la generación más preparada que hemos tenido en nuestra historia". "Los jóvenes pueden hacer una contribución esencial para la reducción de la pobreza, para combatir la desigualdad y para contribuir con un crecimiento económico sostenible".

   Por eso, con respecto a la informalidad laboral de los jóvenes se ha destacado la importancia de actuar con políticas en tres ámbitos:

   1. "Medidas de incentivos a la creación y condiciones para el desarrollo de puestos de trabajo formales, como son los subsidios para el desarrollo de negocios y o la expansión del empleo de los jóvenes, y los programas para aumentar las calificaciones".

   2. "Iniciativas especialmente dirigidas a formalizar trabajos y unidades informales, como son los regímenes de regularización, los esquemas de inspección laboral, y el apoyo a la formalización de microempresas de baja productividad".

   3. "Iniciativas de extensión de cobertura de protección social a los trabajadores informales, como prestaciones por desempleo, seguridad social en salud y protección a la maternidad".