13 de diciembre de 2015

El 95% del empleo en Argentina se concentra en la mitad de las microrregiones

BUENOS AIRES, 13 Dic. (Notimérica) -

La desigualdad vigente en Argentina es un hecho sabido por muchos. Pero el pasado día 3 salió a la luz un dato que destaca este fenómeno social: el 95 por ciento del empleo en el país se concentra en la mitad de las 52 microrregiones en las que se puede dividir.

El informe 'Complejos productivos y territorio en la Argentina: aportes para el estudio de la geografía económica del país', elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ahonda en la relación entre producción y territorios y su importancia para planificar la inversión pública en infraestructura al servicio del entramado productivo.

La Oficina de la CEPAL en Buenos Aires ha ofrecido asistencia, gracias a la financiación de la CAF-banco de desarrollo de América Latina, a la Subsecretaría de Planificación Territorial de la Inversión Pública de Argentina entre los años 2013 y 2015.

Según el estudio, la mayoría de los complejos productivos están concretadas en unas pocas microrregiones, de las cuales solo unas pocas tienen una participación relevante en ciertas actividades, como la vitivinicultura en Mendoza y la producción de arroz en Entre Ríos o de trigo en la llanura pampeana.

Generalmente, el sector agropecuario está geográficamente más dispero que el industrial, que suele estar concentrado. Por otra parte destaca la influencia de la megalópolis centrada en la capital.

También destaca que ha habido determinados sectores que han sido poco tenidas en cuenta en estudios convencionales de la actividad económica. Uno de ellos es el turismo, que resulta fundamental por dos motivos. En primer lugar, por ser un gran generador de empleo; en segundo, porque está presente en la mayoría de las microrregiones.

Otras actividades que resalta son la minería, que aunque esté en menos áreas que el turismo, tiene una gran relevancia; el sector automotriz y de autopartes; el textil y de indumentaria; el de medicamentos de uso humano; el cárneo-bovina y el de la soja.

Todas ellas son significativas en cuanto a su peso en el empleo. Estos resultados parecen indicar que el potencial de creación de empleo de las actividades agropecuarias sería menor que el de la industria, el turismo y la minería.

LA ELABORACIÓN DEL ESTUDIO

El documento recoge los resultados de la investigación realizada de dicha asistencia y analiza una base de datos elaborada specíficamente para este proyecto con información estadística del año 2012 procedente de diversas fuentes.

Dicha base vincula cada una de las 52 microrregiones con un conjunto de variables descriptivas de una selección de 29 complejos productivos tales como los actores, las actividades, las estructuras y las relaciones que comprenden la producción y comercialización de productos o servicios.

Las variables que se han tomado para realizar el estudio han sido el empleo registrado en las distintas cadenas productivas, a masa salarial, el número de empresas y la cantidad de compañías exportadoras entre otras.

Cabe recordar que las microrregiones fueran establecidas por el reciente Plan Estratégico Territorial del Gobierno de Argentina.

Para leer más