20 de septiembre de 2009

Abbas se reunirá con Obama y Netanyahu, pero no negociará

Por Alastair Macdonald

JERUSALEN (Reuters/EP) - La reunión de la semana próxima entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con los líderes de Israel y los territorios palestinos no dará pie a la reanudación del proceso de paz en Oriente Medio, que sigue estancado por profundos desacuerdos, dijo el domingo un portavoz en Cisjordania.

Se trata del primer encuentro del mandatario palestino, Mahmoud Abbas, con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, desde que el líder de centroderecha asumió el poder en marzo.

"La reunión no significa que habrá negociaciones", advirtió un portavoz de Abbas.

La cumbre se desarrollará el martes en Nueva York durante la Asamblea General de Naciones Unidas, dijeron funcionarios estadounidenses, y fue convocada para marcar el compromiso personal de Obama con la paz en Oriente Medio, aunque se desestimaron prospectos de grandes avances.

"Estos tres líderes se sentarán en la misma habitación y continuarán abordando sus diferencias", sostuvo un funcionario estadounidense.

Sin embargo, ningún bando ha mostrado un cambio en su postura para salir del estancamiento, que fue evidente el viernes cuando el enviado especial de Obama, George Mitchell, finalizó una gira de una semana por Oriente Medio sin avances en la mediación.

Las partes se culparon mutuamente por no lograr relanzar las negociaciones, que fueron suspendidas en diciembre cuando Israel y el movimiento islámico Hamas se enfrentaron en la Franja de Gaza tras una ofensiva del Estado judío. Muchos analistas dudan de la capacidad de Obama para terminar con seis décadas de conflicto en Oriente Medio.

Israel acogió el encuentro diciendo que se realizaría "sin precondiciones". Pero el portavoz de Abbas, Nabil Abu Rdainah, reiteró las demandas palestinas para que Netanyahu detenga la expansión de los asentamientos judíos en Cisjordania antes de que las conversaciones sean retomadas.

El viernes, Netanyahu ofreció a Mitchell un congelamiento de la actividad en las colonias por nueve meses, según funcionarios israelíes, pese a que el enviado estadounidense buscaba una moratoria de un año. Abbas desea que la suspensión sea permanente y que ello también incluya a Jerusalén del Este.

Abu Rdainah también reiteró una demanda para que Israel se comprometa desde el inicio de las negociaciones con resoluciones permanentes de los llamados asuntos esenciales del conflicto: la definición de fronteras, el destino de los refugiados palestinos y el estatus de Jerusalén.

Netanyahu, quien a menudo destaca el hecho de que la autoridad de Abbas quedó limitada desde que Hamas capturó Gaza en el 2007, ha sugerido que el centro de las negociaciones debería estar en mejorar la situación interna de los territorios palestinos, tomando en cuenta la seguridad y prosperidad de la población.