15 de julio de 2009

Acciones asiáticas reciben impulso de Intel, yen pierde fuerza

Por Wayne Cole

SIDNEY (Reuters/EP) - Las bolsas asiáticas repuntaron por segunda sesión consecutiva el miércoles, luego de que los resultados positivos del gigante tecnológico Intel Corp parecieron augurar optimismo para la temporada de ganancias corporativas y para la demanda de consumo global.

Las noticias estimularon el apetito de riesgo, incluyendo operaciones apalancadas en divisas ligadas con materias primas como los dólares canadiense y australiano, al tiempo que se reducía el atractivo de refugios seguros como el yen.

Los precios de los metales básicos también repuntaron, mientras que los futuros del petróleo superaron los 60 dólares el barril debido a la fuerza de los mercados bursátiles y por datos que muestran que los inventarios de crudo cayeron la semana pasada en Estados Unidos.

El índice promedio japonés Nikkei sólo registró una ligera ganancia de un 0,08 por ciento, pero las acciones en el resto de la región repuntaban un 2,5 por ciento.

El índice Kospi de Corea del Sur sobresalió con un repunte del 2,6 por ciento, ayudado por ganancias de un 5 por ciento en las acciones de los fabricantes de chips Samsung Electronics y Hynix.

El índice australiano S&P ASX 200 intervino con una ganancia de un 1 por ciento tras repuntar un 3,5 por ciento el martes, en su mayor avance diario en lo que va del año.

Intel reportó una demanda especialmente fuerte en Asia, reforzando la esperanza de que la región se recuperará aún cuándo la mayoría de las economías occidentales continúa debilitadas.

Cifras económicas optimistas de Singapur y Australia atrajeron la atención el martes, mientras que un sondeo de negocio en Canadá también mostró una marcada mejoría.

"Estamos revisando al alza los pronósticos de crecimiento virtualmente en todo el mundo", escribió Michael Hartnett, principal jefe de estrategia global bursátil de Merrill Lynch, en una nota a sus clientes.

El yen fue el principal perdedor de la jornada. El dólar se negociaba a 93,45 yenes después de haber tocao un piso a 91,72 yenes más temprano esta semana, mientras que el euro avanzó a 131,07 yenes.