10 de junio de 2014

ACTUALIZA 2-MUNDIAL-Huelga de metro provoca caos en Sao Paulo a días del inicio de la Copa

(Actualiza información)

Por Gustavo Bonato y Guillermo Parra-Bernal

SAO PAULO, 9 jun, 10 (Reuters/EP)

- Los hinchas que aterrizaban en Sao Paulo para el Mundial fueron recibidos el lunes por embotellamientos, después que la policía usara gases lacrimógenos para dispersar a trabajadores del metro en huelga a sólo tres días del partido inaugural.

La huelga, declarada ilegal por un tribunal, amenazaba con extenderse por sexto día consecutivo luego que las autoridades abandonaron una reunión con los trabajadores.

"No hubo acuerdo", dijo el secretario de Transportes de Sao Paulo, Jurandir Fernándes, tras una reunión con los sindicalistas.

La tensión en el metro hace temer que el Gobierno no pueda contener el descontento popular y las protestas acaben aguando el Mundial, que comienza el jueves en Sao Paulo con el partido entre Brasil y Croacia por el Grupo A.

Con la inauguración del Mundial a la vuelta de la esquina, el gobernador del estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, ordenó despedir a 42 huelguistas.

Los trabajadores piden un aumento salarial de 12 por ciento, casi el doble de la inflación anualizada. El gobierno del estado ofrece un 8,7 por ciento.

Pero al final de la tarde las negociaciones se centraban en la readmisión de los despedidos. El metro es usado por unos 4,5 millones de personas en Sao Paulo.

Sin transporte público, muchas personas sacaron sus autos a las calles, provocando enormes embotellamientos en esta ciudad de 22 millones de habitantes.

La huelga del metro es parte de una ola de protestas previas al Mundial que empieza el jueves, percibido por muchos en Brasil como un derroche de dinero que el país necesita para mejorar sus ineficientes servicios públicos como la educación, la salud y el transporte.

"Todo esto está volviendo mi vida un infierno", dijo Djalma Melo, un auxiliar de oficina, parado frente a la estación donde la policía dispersó a los manifestantes con gas lacrimógeno en Sao Paulo.

Los trabajadores del metro en Río de Janeiro, otra de las sedes del Mundial, también amenazaron con ir a la huelga, aunque el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, le restó importancia.

Al final del día 50 de las 65 estaciones estaban operando, pero con frecuencias reducidas. El tráfico parecía sin embargo condenado a empeorar, después que una parte de un monocarril en construcción cayó sobre una avenida, matando a por lo menos una persona, según la televisión.

A medida que hinchas, periodistas e invitados llegaban a la ciudad para la apertura del Mundial, los taxis eran cada vez más difíciles de conseguir. Periodistas de Reuters esperaron un taxi durante más de dos horas en el aeropuerto internacional y tardaron otras dos horas para llegar a la ciudad, el doble de lo habitual.

La huelga crea además un problema de imagen para la mayor economía de América Latina en vísperas del Mundial, que comienza el jueves en Sao Paulo con un partido entre Brasil y Croacia.

Las fotografías de los policías antidisturbios con escudos y armas en la mano cargando contra los manifestantes dentro de las estaciones de metro es lo último que las autoridades quieren a sólo unos días de la Copa.