4 de febrero de 2015

ACTUALIZA 1-Sólo caída amplia de la inflación retrasaría alza de tasas: Mester de Fed

(Cambia redacción con comentarios, agrega contexto de política)

Por Jonathan Spicer

COLUMBUS, EEUU, 4 feb, 4 (Reuters/EP)

- Sólo una baja generalizada de los indicadores de inflación en Estados Unidos y un menor crecimiento económico llevarían a la presidenta del Banco de la Reserva Federal de Cleveland, Loretta Mester, a desistir de su recomendación de que las tasas suban en la primera mitad del año, dijo el miércoles la funcionaria.

Mester, una funcionaria de tendencia pragmática y moderada en el banco central de Estados Unidos, reiteró su llamado a un modesto ajuste de la política monetaria antes de junio, para reconocer una recuperación económica que, según ella, sigue en marcha frente a algunos indicadores de precios más débiles.

La recuperación económica de Estados Unidos está arraigada profundamente, con mercados laborales en franca mejoría, hogares y negocios menos endeudados y los precios bajos del petróleo otorgando un "viento de cola" al gasto del consumidor, argumentó Mester en una reunión de banqueros en Columbus (Ohio).

Eso debería permitir a la Fed seguir adelante con un "despegue" inicial de tasas de interés entre ahora y junio, sostuvo Mester, ratificando un pronóstico que hizo antes de asumir la jefatura de la Fed de Cleveland el año pasado.

En una sesión de preguntas posterior, Mester dijo que sólo mantendría las tasas cerca de cero más allá de mediados del 2015 bajo ciertas condiciones.

"Si yo viera una desaceleración del crecimiento, si viera que las expectativas inflacionarias en un grupo amplio de indicadores, no sólo en las mediciones basadas en el mercado que creo que son problemáticas (...), si viera eso caer junto a mediciones de sondeos, eso me daría que pensar", sostuvo.

El mes pasado, el comité de política de la Fed descartó en gran medida la amenaza de una inflación débil a nivel doméstico y en el extranjero, y reiteró que puede ser "paciente" en relación a un alza de tasas.

Los economistas en general pronostican que la Fed actuará entre junio y septiembre, aunque algunos inversores creen que es más probable un ajuste en el 2016 dadas las recientes caídas de los precios.

La funcionaria reconoció que la Fed tendrá inconvenientes para subir la inflación en los próximos meses, en particular por la caída de los precios mundiales del petróleo y la debilidad económica en Europa y el resto del mundo.

Pero dijo que, sin embargo, cree que la economía de Estados Unidos está en gran medida aislada de esos problemas.

Para ella, los bajos precios de la gasolina significan que este año habrá cientos de dólares extra para que la gente gaste en otras cosas, compensando cualquier caída de las inversiones en el sector petrolero o un descenso de las exportaciones que pueda derivarse de una débil demanda en el extranjero.

Mester descartó en gran medida la baja en algunas mediciones de las expectativas inflacionarias basadas en el mercado, debido a que en su mayoría son resultado de turbulencias mayores en los mercados financieros.

"Si los próximos datos económicos respaldan mi estimación, yo estaría cómoda con un alza en la primera mitad de este año", dijo en su discurso, agregando que la política monetaria seguirá siendo "muy expansiva durante algún tiempo" después de la primera alza de tasas.

Mester estima que la economía estadounidense crecerá un 3 por ciento tanto en 2015 como en 2016, y que la inflación regresará a la meta de 2 por ciento de la Fed a fines del próximo año.

Mester, quien no vota en el comité de política monetaria de la Fed hasta el próximo año, apuntó a una posición más fuerte de los propietarios de viviendas y de las compañías para respaldar su proyección optimista.

"Hay crecientes señales de que la economía está cobrando impulso y, esta vez, la aceleración de la velocidad será sostenida debido a que los cimientos subyacentes han mejorado", declaró Mester.

La tasa de desempleo en Estados Unidos ha caído a un 5,6 por ciento desde su punto más alto durante la recesión a un 10 por ciento.

Mester considera que el 5,5 por ciento es la llamada tasa natural de desempleo, donde las presiones salariales deberían comenzar a aumentar. "Si sigo viendo los sueldos (estancados), entonces podría repensar eso. Pero creo que es prematuro", refirió.