3 de febrero de 2015

ACTUALIZA 1-Zona euro recibe con frialdad el plan de Grecia para reestructurar su deuda

(Actualiza con comentarios y detalles. Agrega ROMA a procedencia y firma de autor)

Por Jan Strupczewski y Steve Scherer

BRUSELAS/ROMA, 3 feb, 3 (Reuters/EP)

- La propuesta de Grecia de canjear deuda gubernamental por bonos con pagos de intereses ligados al crecimiento económico tuvo el martes una recepción escéptica entre funcionarios de la zona euro, mientras el nuevo primer ministro griego Alexis Tsipras buscaba apoyos en Europa.

El nuevo ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, lanzó el lunes la idea de que los bonos griegos en poder del Banco Central Europeo (BCE) y parte de la deuda con los gobiernos de la zona euro -53.000 millones de euros en créditos bilaterales- podrían ser intercambiados por bonos ligados al crecimiento o por bonos perpetuos.

No estaba claro si la idea consideraba retirar la demanda griega para una amortización o reducción de la deuda.

En cualquier caso, funcionarios de la zona euro implicados en la negociación de la asistencia financiera a Grecia dieron una fría recepción a la propuesta.

"Necesitamos más detalles, pero las primeras reacciones son más bien escépticas", dijo uno. "Hay preocupación de que sea una nueva treta para lograr un recorte" de la deuda.

Tsipras y Varoufakis están de gira por las capitales europeas en una ofensiva diplomática tras su triunfo en las elecciones de fines del mes pasado.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, dijo en Roma que quería ayudar a Grecia, pero que no significa que le extienda un cheque en blanco al Gobierno de Tsipras.

"Queremos darle una mano a Grecia, pero no significa que siempre vayamos a darles la razón", dijo Renzi tras reunirse con Tsipras.

A su vez, Tsipras trató de calmar a sus socios internacionales asegurando que Atenas no busca crear división en Europa con sus llamados a un nuevo acuerdo sobre la deuda, y sostuvo que está abierto a alternativas.

Varoufakis tendrá reuniones en el Banco Central Europeo el miércoles. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, también está tratando de reunirse con el funcionario griego.

Pero las conversaciones con los funcionarios alemanes pueden no llegar a un acuerdo. La canciller Angela Merkel habría insistido en una supervisión internacional del programa de rescate de Grecia, pese a las demandas de Atenas, dijeron legisladores alemanes.

SIN GANAS

Funcionarios dijeron que no hay ánimos para reestructurar la deuda griega en poder de la zona euro, de 195.000 millones de euros en la actualidad.

El BCE y los bancos centrales nacionales de la zona euro que integran su sistema tienen unos 50.000 millones de euros más.

"Varoufakis es inteligente, pero está subestimando los problemas y la flexibilidad constitucional del BCE y los gobiernos de la zona euro", dijo otro funcionario.

Aparte de los asuntos legales, el intercambio de deuda propuesto presenta varios inconvenientes prácticos.

"Advirtiendo que nos faltan los detalles necesarios para analizar la idea de forma apropiada, no veo mucho ánimo y sí la posibilidad de dificultades prácticas considerables", señaló un tercer funcionario de la zona euro.

"Para empezar, ¿cuál sería el umbral de la tasa de crecimiento usado para los bonos ligados al crecimiento? ¿Se basaría en previsiones -presumiblemente no- o datos actuales? ¿Y si la cifra se revisa más tarde al alza o a la baja, como suele ocurrir?", agregó.

Un informe del centro de estudios alemán DIW respaldó los bonos ligados al crecimiento porque disminuirían la posibilidad de un incumplimiento de pago de Grecia, estabilizarían el diferencial de deuda incluso aunque el crecimiento sea débil, incentivarían las reformas y, si el crecimiento despega, aportarían más dinero a los prestamistas de la zona euro.

Pero los funcionarios de la zona euro dijeron que es improbable que el BCE acceda a tener bonos griegos ligados al crecimiento o perpetuos, títulos sin vencimiento pero que pagan un interés anual relativamente alto.

Asimismo, aseguraron que es difícil mejorar las condiciones financieras que obtuvo Grecia en el fondo de rescate.

"Mi primera reacción es que no se hará", dijo un cuarto funcionario. "¿Por qué esta ingeniería financiera, si los costos son ya los más bajos que puede conseguir?".

"Todo esto es muy preocupante, si es lo mejor que puede presentar Grecia", agregó.

Grecia tiene un periodo de gracia para devolver sus préstamos de la zona euro hasta el 2023 y el vencimiento promedio de los créditos es de 32 años.