16 de abril de 2014

Acuerdos de financiamiento chinos respaldados con cobre son un punto ciego para las mineras

Por Susan Thomas

LONDRES, 16 abr, 16 Abr. (Reuters/EP) -

- Las mayores mineras del mundo, que se reunieron en Chile la semana pasada, minimizaron públicamente el peligro de que se desmantelen acuerdos de financiamiento que usan el cobre como garantía en China y que han dejado una enorme cantidad de metal en bodegas.

Sin embargo, existen señales de que Pekín le está prestando cada vez más atención al lucrativo sector y que el clima económico que permitió esas operaciones está cambiando.

Los negocios, que han generado la acumulación de hasta un millón de toneladas de cobre, podrían cancelarse pronto inundando de metal el mercado.

Conversaciones privadas entre empresas metalúrgicas en su conferencia anual CESCO/CRU en Santiago mostraron señales de inquietud.

La primera cesación de pagos de una empresa de China en marzo precipitó una ola de ventas de cobre por el temor a una revisión de los riesgos de los créditos, en un mercado donde se consideraba que incluso la deuda de alto rendimiento tenía una garantía estatal implícita.

Desde entonces el precio del metal se ha recuperado modestamente, pero el episodio destacó la dependencia del sector del cobre en China, que demanda más de un 40 por ciento del metal rojo.

El flujo de "dinero caliente" hacia China, que fue impulsado principalmente por negocios de financiamiento con materias primas y actividad del mercado negro, respondió por un tercio del crecimiento de lo oferta de dinero en China el año pasado, dijo en Santiago el analista de Goldman Sachs Max Layton.

"De modo que una gran parte del crecimiento de la oferta de dinero chino (...) en realidad se debe a la importación de financiamiento extranjero respaldado con cobre, oro, soja, mineral de hierro y otras materias primas", sostuvo.

Cada año, China importa cerca de 5 millones de toneladas de cobre. Las importaciones subieron un 10,8 por ciento en marzo respecto de febrero a 420.000 toneladas.

Si bien no hay una estadísticas de las toneladas consideradas en los acuerdos crediticios, las estimaciones de analistas fluctúan entre 250.000 y 1 millón de toneladas en garantía.

Layton calcula alrededor de 600.000 toneladas.

En un típico acuerdo de financiamiento con cobre, un importador coloca casi todo el valor del cobre en yuanes como depósito en un banco a cambio de una carta de crédito.

El importador vende el cobre en el mercado local para obtener dinero que puede ser usado para otras inversiones, por ejemplo en el sector inmobiliario.

El importador también puede alcanzar un acuerdo de cobertura, en que el metal es almacenado en una bodega en China o en el extranjero a cambio de un préstamo de un banco extranjero.

"No está bajo control del Gobierno y tiene un gran impacto en la oferta de dinero. Esa es una razón por la que es poco probable que el Gobierno permita que esto continúe indefinidamente", dijo Layton.

Del mismo modo, Pekín no quiere tampoco que esos negocios se cancelen rápidamente porque podría recortar bruscamente el crecimiento de la oferta de dinero.

No obstante, por el momento la debilidad del precio del cobre, crecientes existencias del metal y una demanda poco atractiva son las principales preocupaciones de las mineras, más que los contratos de financiamiento.

"Hay otras cosas que me preocupan más que los acuerdos de financiamiento", dijo el ejecutivo de una gran minera en los corros de la conferencia en Santiago de la semana pasada. "Pero definitivamente estoy comenzando a interesarme en el asunto".

(Traducido por Patricio Abusleme; Editado en español por Javier López de Lérida)

Para leer más