28 de agosto de 2009

Alemania dice negociación con GM por Opel está lejos de terminar

Por Gernot Heller y Christiaan Hetzner

BERLIN/FRANCFORT (Reuters/EP) - El Gobierno alemán dijo el viernes que las conversaciones con la automotriz estadounidense General Motors para la venta de su unidad germana Opel tomarán un tiempo más y dejó en claro que aún prefiere la oferta del fabricante de autopartes canadiense Magna.

Meses de negociaciones sobre el futuro de la propiedad de Opel entre GM , dueña de un 35 por ciento de las acciones de su división europea, y Alemania, que proveerá ayuda estatal a la automotriz, han llegado casi a un punto sin salida.

El Gobierno de Merkel, que enfrenta elecciones en un mes, ha favorecido abiertamente la propuesta de compra de Magna, pero GM hasta ahora no ha manifestado su preferencia. Ambas partes tienen que llegar a un acuerdo para que prospere una transacción.

Fuentes involucradas en las conversaciones dijeron que la oferta rival de la firma de inversiones belga RHJ International le daría a GM el derecho prioritario en el caso de volver a adquirir el control de Opel en una fecha posterior, lo que gustaría a la estadounidense.

Un portavoz gubernamental dijo a los periodistas que el Gobierno y los ejecutivos de GM seguían en contacto.

"La canciller Merkel ha dejado en claro que quiere negociaciones rápidas con Opel, pero también -y éste es un punto decisivo- que las conversaciones deben (terminar) bien. En otras palabras, las negociaciones llevarán cierto tiempo", explicó el vocero Klaus Vater.

El principal negociador de GM, John Smith, hablará el viernes por teléfono con funcionarios de Alemania y fuentes cercanas a las negociaciones dijeron que habían algunos signos de progreso. Vater sostuvo el viernes que no se esperaba ninguna reunión cara a cara.

Para complicar aún más las cosas, GM ahora podría intentar juntar los 4.000 millones de dólares que necesita para retener a Opel en vez de venderla, dijeron esta semana fuentes a Reuters.

En una entrevista con el diario financiero Handelsblatt, Merkel no quiso especular si se llegará a un acuerdo antes de la elección del 27 de septiembre y se defendió de las críticas que la acusan de no haber sido lo suficientemente hábil para salir a apoyar antes a Magna y con más fuerza.

"No fue un error. Si el Gobierno alemán no sabía y decía lo que quería, no podría mantener su posición en las negociaciones con GM", dijo al periódico y reiteró su apoyo a Magna.

"Necesitamos un concepto sustentable para el futuro de Opel (...) Magna viene del sector automotor y ofrece, junto a GM, perspectivas en nuevos mercados. Creemos que eso es sensato", añadió la líder alemana.

(Redacción de Madeline Chambers; Reporte adicional de Maria Sheahan, Editado en español por Ignacio Badal)