31 de agosto de 2009

Allen Stanford se someterá a pruebas cardíacas: abogado

HOUSTON (Reuters/EP) - Allen Stanford, el magnate de Texas acusado de un fraude de 7.000 millones de dólares, aún está hospitalizado y se someterá a pruebas para determinar si sus venas o arterias están obstruidas, informó el lunes la oficina de su abogado.

Stanford, de 59 de años, fue internado en una clínica de Texas con una aceleración en el pulso, horas antes de cuando debía presentarse a una audiencia en un tribunal de Houston.

Será sometido a una angioplastía o se le insertará un catéter cardíaco, dijo un representante de su abogado, Dick DeGuerin. No estuvieron disponibles otros detalles.

El ex-magnate es acusado de idear un esquema Ponzi que las autoridades de Estados Unidos describen como "enorme".

Según los fiscales estadounidenses, Stanford engañó a inversionistas mediante la venta de certificados de depósito fraudulentos emitidos por su banco internacional en Antigua y usó esos fondos para financiarse un estilo de vida ostentoso.

El magnate es cada vez más presionado por el caso.

El jueves, su ex presidente financiero, James Davis, se declaró culpable de tres cargos criminales ligados al presunto fraude. Davis está cooperando con los fiscales.

Stanford ha negado que haya actuado ilegalmente. Es retenido en un centro de detención a unas 40 millas del norte de Houston hasta su juicio.