14 de julio de 2009

Apetito por riesgo en mercados emergentes sube por alza Wall St

Por Walter Brandimarte

NUEVA YORK (Reuters/EP) - Un alza en Wall Street de más del 2 por ciento alentó a los inversores a tomar cierto riesgo en los mercados emergentes el lunes, pero los volúmenes de operación fueron livianos, ya que un descenso en los precios de las materias primas aún inspiró cautela.

Los diferenciales de rendimiento entre los bonos de mercados emergentes y los del Tesoro estadounidense, un medidor clave de la aversión al riesgo, se estrecharon 5 puntos básicos a 445 puntos base en el índice EMBI+ de JP Morgan por las expectativas de que los bancos estadounidenses registrarán fuertes ganancias en las próximas semanas.

El índice bursátil MSCI para América Latina subió un 0,74 por ciento como resultado.

Pero un descenso en el precio de las materias primas, presionó al peso mexicano y al índice Bovespa, de Brasil.

"El alto optimismo sobre los informes de ganancias bancarias del segundo trimestre esta semana en Estados Unidos alentó al resurgimiento en el apetito por el riesgo, impulsando notablemente a las acciones estadounidenses con efectos sobre los mercados emergentes, pese a los precios planos de las materias primas", dijeron analistas de RBC Capital Markets en una nota de investigación.

Los índices bursátiles regionales registraron ganancias en su mayoría, excepto el Bovespa, que cayó un 0,07 por ciento y el colombiano IGBC, que cerró prácticamente sin cambios.

"El Bovespa está fuertemente influenciado por las compañías de materias primas, y arrastró a otros mercados", dijo Ernesto Leme, socio de Claritas Asset Management en Sao Paulo.

El índice accionario mexicano IPC subió un 1,25 por ciento, mientras que el MerVal de Argentina se elevó un 4,77 por ciento tras un largo fin de semana de cuatro días.

En los mercados cambiarios, el real brasileño se afianzó un 1,06 por ciento a 1,981 por dólar, mientras que el peso colombiano se fortaleció un 1,47 por ciento a 2.073,35 por billete verde.

Sin embargo, el peso mexicano finalizó con un descenso de 0,61 por ciento a 1,7608 por dólar en la referencia final del banco central, presionado por un declive en el precio del petróleo, cuyas exportaciones son la principal fuente de ingresos del Gobierno.

Los diferenciales de rendimiento entre los bonos soberanos de Uruguay y los del Tesoro estadounidense se ajustaron 5 puntos básicos a 399 puntos base en el índice global EMBI de JPMorgan luego de que Fitch Ratings revisara la perspectiva sobre las calificaciones de crédito del país a positivo, desde estable.