30 de agosto de 2007

Argentina.- Anuncio de la venta de activos de ExxonMobil tiene lugar en medio de la disputa del Gobierno con petroleras

BUENOS AIRES, 30 Ago. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El anuncio de la salida de la petrolera estadounidense ExxonMobil de Argentina se produce en momentos en que el gobierno del presidente Néstor Kirchner mantiene una dura disputa con las compañías del sector que operan en el país.

El Gobierno de Kirchner acusa a las empresas de no haber realizado las inversiones necesarias para aumentar la producción de combustibles cuando se ha incrementado la demanda y no ha autorizado aumentos en las tarifas.

La disputa más enconada es con la angloholandesa Shell, ya que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, pidió el arresto de los directivos de la empresa en el país, a quienes responsabiliza de no abastecer de forma suficiente al mercado interno.

El presidente de Shell Argentina, Juan José Aranguren, dijo que la empresa es "discriminada" por el Gobierno, por haber sufrido una seguidilla de inspecciones y multas y negó las acusaciones de haber restringido las ventas de gasoil.

A poco de llegar al gobierno en 2003, Kirchner convocó a realizar un boicot contra Shell y pidió a los consumidores que dejaran de comprar sus combustibles, cuando la empresa quiso aumentar los precios de las naftas sin autorización.

Los reclamos también alcanzaron a la hispano argentina Repsol YPF, a la que responsabilizó de no aumentar la producción de hidrocarburos. La empresa negocia la venta de parque del paquete accionario de YPF, al grupo Eskenazi, cercano al presidente Kirchner.

El Gobierno creó su propia empresa de energía ENARSA, para realizar diversos emprendimientos conjuntos, y buscó el desembarco de la poderosa venezolana PVDSA, que operan un par de estaciones de servicio, pero que no realizó mayores inversiones hasta el momento.

Esso opera en Argentina una red de 90 estaciones de servicio propias y otras 500 que operan bajo franquicia. Tiene una refinería de combustible además en la ciudad de Campana, en la provincia de Buenos Aires. Los activos están valorados en 147 millones de euros.