13 de abril de 2012

Argentina.- Argentina se haría un "flaco favor" nacionalizando YPF y usándola de "chivo expiatorio", según experto

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Argentina "se haría a sí mismo un flaco favor si toma una decisión que pudiera ser interpretada en los mercados como petropopulista", asegura el catedrático de Recursos Energéticos de la Facultad de Geología de la Universidad de Barcelona, Mariano Marzo, en alusión a una posible nacionalización de YPF, filial de Repsol.

El Ejecutivo de Cristina Fernández de Kirchner, señaló Marzo en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, "tiene que tener muy en cuenta que va a necesitar la colaboración de compañías internacionales e ingentes cantidades de dinero, del orden de 29.000 millones de euros al año", para extraer los recursos no convencionales de crudo y gas que alberga el país.

A juicio del catedrático, Repsol es el "chivo expiatorio" de la situación en Argentina, cuya balanza energética ha sido por primera vez deficitaria, tras años en los que el país ha sido un "productor importante" de gas y petróleo antes de que, como en otros países, sus yacimientos comenzaran a agotarse.

"El consumo se ha disparado, los precios no han subido y la mala gestión interna conduce a esta situación", afirmó Marzo, antes de asegurar que el Gobierno argentino "busca un culpable, que es Repsol".

Frente a las acusaciones vertidas sobre YPF acerca de la falta de inversiones, el catedrático mostró su confianza en que "se han hecho las inversiones como dice Repsol".

"Hay unas perspectiva técnica que justifica la cautela con las inversiones y al mismo tiempo nos permite darnos cuenta de que quizá detrás de esta exigencia del Gobierno argentino lo que hay es una decisión oculta de ir hacia esa mayor participación en YPF o incluso a la nacionalización", afirmó.

Argentina, explicó, es una "provincia petrolera madura" que empezó a producir a principios del siglo pasado y, com sucede en otras partes del mundo, como Estados Unidos o México, tiene ya sus campos de explotación en "fase de declive".

"A nivel mundial, este declive es del orden del 7%", si bien "la gestión que se ha hecho en Argentina hace que esta caída natural de la producción por envejecimiento de los campos esté por debajo de la media mundial y esté al nivel de las regiones maduras de Estados Unidos y Noruega", afirmó el catedrático.