6 de agosto de 2012

Los argentinos sólo podrán comprar la moneda del país que vayan a visitar

BUENOS AIRES, 6 Ago. (Reuters/EP) -

Los argentinos que deseen hacer turismo en el extranjero tendrán ahora más restricciones porque el Gobierno sólo les permitirá comprar la moneda del país de destino gracias a una nueva medida con la que prácticamente se prohíbe la adquisición libre de dólares.

El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner comenzó a restringir la adquisición de dólares americanos el pasado octubre en un intento por frenar la fuga de capitales lo que golpeó duramente las reservas del Banco Central, con las cuales financia sus pagos de deuda.

Posteriormente, en mayo, endureció las restricciones al prohibir a los argentinos la compra de dólares para su ahorro personal, dejando apenas abierta la posibilidad de adquirir moneda extranjera para aquellos que deseen viajar al extranjero o quieran enviar dinero a sus familiares en otro país.

La nueva limitación, que ha preocupado a más de un argentino, ha salido publicada este lunes en el Boletín Oficial. "Posibilitar que la persona que pretenda viajar pueda acceder a compra de la moneda (...) de uso corriente en el país de destino", señala la resolución.

Esto quiere decir que si los argentinos viajan a Uruguay podrán adquirir únicamente pesos uruguayos y no dólares americanos, como a veces hacían para aprovechar la conversión. O si van a viajar a Brasil sólo podrán comprar reales.

La oficina de impuestos, encargada de la autorización de la compra de divisas, también cruzará datos con empresas de transporte y agencias de turismo para asegurarse de que efectivamente la persona van a realizar el viaje al extranjero, ya que las divisas se pueden adquirir mostrando una reserva de avión.

El Gobierno denunció recientemente que cerca de un 20 por ciento de los argentinos que en las últimas semanas compraron dólares para turismo nunca salieron del país.

Un operador cambiario aseguró que, además de dólares estadounidenses y euros, sólo hay oferta de reales brasileños en Buenos Aires, por lo que será imposible adquirir divisas de otras naciones.

Los ahorradores argentinos se han refugiado en el dólar por décadas contra la volatilidad de la economía local. El control de cambio disparó la cotización de la moneda estadounidense en el mercado negro, donde cotiza con una diferencia del 30 por ciento respecto del tipo de cambio oficial.

El Banco Central argentino apenas permitió que el peso se devaluara en los últimos años a pesar de la alta inflación en el país que ronda el 25 por ciento anual, según cifras de organismos privados privadas. Industriales se han quejado de que la apreciación de la moneda en términos reales golpeó la competitividad del país.