7 de julio de 2009

Argentina busca coordinación nacional por gripe H1N1

BUENOS AIRES (Reuters/EP) - Argentina anunció el lunes medidas para coordinar la lucha contra la influenza H1N1 en todo el país, luego de que un estallido de contagios provocara pánico entre la población, que tomaba medidas autónomas para protegerse de la pandemia.

El ministro de Salud, Juan Manzur, dijo que el 90 por ciento de los casos de gripe que se producen corresponde a la influenza H1N1.

Manzur, quien asumió el cargo hace menos de una semana en reemplazo de Graciela Ocaña, se reunió el lunes con su pares provinciales para evaluar la situación nacional y aseguró en rueda de prensa que se avanzó en "generar algunas definiciones para tener una unificación de criterio de abordaje de la patología".

El funcionario dijo también que el país pasó de una fase de contención de la enfermedad a una de mitigación, luego de que se confirmaran 60 víctimas fatales.

Los anuncios se producen en medio de una creciente polémica por las cifras oficiales, que al igual que las estadísticas económicas se encuentran cuestionadas por especialistas, que aseguran que la magnitud de contagiados y muertos es mayor que la difundida por el Gobierno.

Tras el pánico desatado la semana pasada, cuando se agotaron los inventarios de mascarillas y alcohol en gel, la población se está acostumbrando a tomar medidas de higiene para evitar el contagio, como el lavado regular de las manos.

El ministro señaló que "todo paciente con infección respiratoria aguda grave recibirá medicamentos antivirales" y confirmó que se le iniciará tratamiento a los grupos de riesgo a las 48 horas de iniciados los síntomas.

Los medios argentinos muestran cada vez más publicidad oficial explicando cómo prevenir el contagio, las cadenas de correo electrónico con consejos sobre la enfermedad se multiplican y la ausencia de público en los teatros llevó el lunes al sector a suspender por 10 días todas las obras.

La suspensión busca que "todos podamos recuperar la sensatez y la calma de forma tal que el público pueda volver a disfrutar de sus artistas", dijo Carlos Rottemberg, titular de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (AADET), quien aseguró que la asistencia del público cayó 80 por ciento.

Pero el ministro Manzur dijo que oficialmente no se recomendaba el cierre de lugares públicos.

"La experiencia mundial no recomienda el cierre preventivo de actividades sociales", afirmó el ministro.

Las medidas oficiales abarcaron la suspensión de clases, de la actividad judicial y la licencia para embarazadas en empresas y sector público, entre otras.

Las compañías organizaban además planes de contingencia para el trabajo desde el hogar en caso de una fuerte propagación de la enfermedad, al tiempo que incrementaban la higiene y la provisión de alcohol para los empleados, junto con la suspensión de eventos, reuniones o viajes.

Durante el fin de semana, se registró una baja en la concurrencia de la población a lugares públicos, con excepción de los partidos de fútbol, así como a bares y restaurantes.

La gripe H1N1 provocó 431 muertes y casi 95.000 infectados a nivel mundial.

Argentina es el tercer país del mundo en cantidad de víctimas.