11 de septiembre de 2009

Argentina devuelve impuesto exportación trigo y maíz

BUENOS AIRES (Reuters/EP) - El Gobierno argentino anunció el jueves que devolverá la totalidad del impuesto a la exportación de trigo y maíz a los pequeños y medianos productores, severamente afectados por una sequía.

La medida, sin embargo, difícilmente dejará contento al sector agropecuario, con el que la presidenta Cristina Fernández se encuentra enfrentada desde el año pasado por el impuesto a la exportación, ya que los productores creen que el Gobierno podría manipular este reintegro.

Las autoridades de Argentina -uno de los mayores exportadores mundiales de maíz y trigo- habían ofrecido un beneficio similar el año pasado a los productores, que lo rechazaron a la vez que pidieron que, en su lugar, no se les cobre el impuesto.

"Los pequeños y medianos productores son los que tenemos que incentivar para que vuelvan a sembrar e invertir", dijo la presidenta al anunciar la medida, en un acto al que no asistieron los representantes del sector rural.

Fernández dijo que la medida significará la devolución del 50 por ciento de lo recaudado por el impuesto a la exportación de maíz y trigo.

Según datos privados, la recaudación por impuestos a las exportaciones de todos los granos superarían los 7.000 millones de dólares en el ciclo 2009/10, mientras que el tributo pagado sólo por el maíz y el trigo habría generado ingresos fiscales por 400 millones de dólares en la campaña 2008/09.

El sector rural y el Gobierno mantienen una tensa relación desde el año pasado, cuando un intento de la presidenta de subir el impuesto a la exportación de soja -el mayor cultivo del país- disparó una extensa serie de protestas de los productores.

Las huelgas comerciales y los bloqueos de rutas sumieron al Gobierno en una crisis, que debió retroceder en su iniciativa.

El viernes pasado, los productores rurales concluyeron una nueva huelga -en este caso de ocho días- contra las reiteradas intervenciones estatales en los mercados de alimentos.