8 de octubre de 2007

Argentina.-Las empresas gallegas en Puerto Deseado no recuperan su volumen de trabajo tres meses después de los ataques

La Xunta contrapone la gestión "pulcra y transparente" de la crisis del buque 'Ostedijk' con las actuaciones de los gobiernos 'populares'

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Xunta admitió hoy que las cuatro empresas pesqueras gallegas radicadas en Puerto Deseado (Argentina) que en julio, durante una huelga de marineros, sufrieron el ataque de un piquete sindical todavía trabajan a un ritmo "inferior" al habitual, aunque aseguró que la situación "está normalizada".

Así lo manifestó el secretario general de la Consejería de Pesca, Miguel López Sieiro, en comparecencia en comisión, en la que insistió en garantizar que "a corto o medio plazo" el Gobierno argentino indemnizará a Vieira, Argenova, Pescargen y Santa Cruz, que sufrieron pérdidas por valor de 100 millones de euros.

Además, reconoció que Argenova, filial de Pescanova en Argentina, no ha podido reiniciar su actividad, ya que continúan las reparaciones de los desperfectos causados en sus instalaciones. También detalló que los pesqueros que sí están faenando realizan la mayor parte de sus descargas en otros puertos, para evitar posibles incidentes.

Ante las críticas del diputado 'popular' José Manuel Balseiro, que acusó a la Xunta de "vender humo" y le exigió los documentos que acrediten que el Ejecutivo argentino va a compensar a estas empresas, López Sieiro enumeró los contactos del Gobierno autonómico con la Embajada española, con el Ministerio de Pesca y con el Gabinete de Néstor Kirchner. "Las subvenciones llegarán de forma inmediata", zanjó.

GESTIÓN OSTEDIJK.

Por otra parte, el secretario general de Presidencia, Santiago Roura, ante otra pregunta en comisión de Balseiro, contrapuso la gestión "pulcra y transparente" de la Xunta durante la crisis del buque holandés 'Ostedijk' con las actuaciones de los gobiernos 'populares' en situaciones similares. Este barco, que transportaba fertilizantes, sufrió el pasado mes de febrero la descomposición de su carga y una avería, lo que le obligó a navegar varios días ante las costa norte gallega emanando gases irritantes.

Así, recordó que "en todo momento" se informó a la población, a los ayuntamientos afectados, a las cofradías de pescadores y a los grupos ecologistas. Además, remarcó que se actúo "de un modo ejemplar", en coordinación con el Gobierno central, que tiene las competencias en salvamento marítimo, y subrayó que "nunca la ciudadanía corrió riesgos".

"Practicamos un ejercicio de transparencia que representa algo novedoso en la gestión de las crisis en Galicia", aseveró, a lo que el parlamentario del PP contestó que el alto cargo de la Xunta "falta a la verdad". "No sabían que hacer y crearon inquietud en la población", replicó.

Sin embargo, Santiago Roura insistió en la "absoluta pulcritud" de los gobiernos gallego y central en esta cuestión y aludió a la activación de un gabinete de crisis, en el que participaron las consejerías de Presidencia, Pesca, Política Territorial, Medio Ambiente y Sanidad, para "estar informados puntualmente".