24 de julio de 2013

FMI no presentará escrito ante Corte Suprema por caso de acreedores

FMI no presentará escrito ante Corte Suprema por caso de acreedores
REUTERS

WASHINGTON, 24 Jul. (Reuters/EP) -

El Fondo Monetario Internacional ya no planea pedir a la Corte Suprema de Estados Unidos que revise el caso de Argentina en su batalla legal con acreedores que no accedieron a reestructurar su deuda, debido a la falta de apoyo del Gobierno estadounidense, según anunció este martes el FMI.

La directora gerente del fondo, Christine Lagarde, planeaba recomendar que el directorio del FMI aprobara presentar a la corte un escrito "amicus curiae" para apoyar el caso antes del fin de esta semana. La junta discutiría la recomendación el martes.

En un comunicado emitido en la noche de este martes, el FMI dijo que Lagarde retiró su recomendación. Es posible que la noticia afecte con fuerza a los precios de los bonos de deuda argentinos, que habían remontado debido a la noticia del apoyo previsto del FMI.

"La recomendación de la directora gerente se basaba en el respaldo de Estados Unidos, ya que no sería apropiado que el FMI presente este escrito sin ese apoyo", dijo un portavoz del FMI.

"El Fondo sigue profundamente preocupado sobre las amplias implicaciones sistémicas que la decisión de un tribunal menor podría tener para los procesos de reestructuración de deuda en general", agregó.

El FMI, prestamista global con sede en Washington, ha dicho que estaba preocupado por las graves repercusiones que un fallo contra Argentina podría tener para países que buscan reestructurar su deuda y superar las crisis financieras.

El Gobierno de Estados Unidos había concordado con esa opinión en documentos presentados anteriormente ante tribunales menores. Pero Washington dijo el viernes que no presentará un escrito para solicitar a la Corte Suprema que revise el caso.

Un funcionario del Fondo dijo que habría sido inapropiado presentar un escrito a nombre de Argentina en una corte de Estados Unidos sin el respaldo del Gobierno estadounidense, ya que podría interponer al FMI en una disputa entre dos de sus miembros y violar su neutralidad como organización internacional.

El funcionario, quien habló bajo condición de anonimato, también dijo que la falta de apoyo podría socavar la efectividad de un escrito del fondo.

100.000 MILLONES DE DÓLARES

Durante la última década, los inversores "holdout" y Argentina se han enfrentado en las cortes de Estados Unidos por la cesación de pagos de 100.000 millones de dólares en deuda del país sudamericano en el 2002.

Los acreedores "holdout" se negaron a participar en dos reestructuraciones, en 2005 y 2010, que atrajeron un participación de un 93 por ciento de los tenedores de bonos, quienes aceptaron retornos tan bajos como 25 centavos por cada dólar.

Inversores que incluyen a Aurelius Capital Management y NML Capital, una unidad del fondo de cobertura Elliott Management del multimillonario Paul Singer, se han negado a un acuerdo y están demandando a Argentina para recuperar el valor total de sus activos.

Argentina está pidiendo a la Corte Suprema de Estados Unidos que anule un fallo de octubre del 2012 emitido por la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en Nueva York, que determinó que el país sudamericano había violado una cláusula en sus bonos que exige que trate a todos los acreedores por igual.

La corte de apelaciones aún no ha determinado si exigirá a Argentina que pague a los "holdouts". Un fallo a favor de los acreedores expondría a Argentina a un pago de más de 1.300 millones de dólares y crearía el riesgo de una nueva cesación de pagos.

La Corte Suprema, que está en su receso de verano boreal y no decidirá si examinará el caso de Argentina hasta el otoño, decide examinar menos de un 1 por ciento de las miles de solicitudes que son presentadas cada año. Pero algunos inversores creen que la participación del FMI podría haber aumentado las posibilidades de que el caso sea revisado.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos rehusó decir la semana pasada por qué no presentaría un escrito en el caso. Pero varios abogados dijeron que el Gobierno casi nunca presenta documentos "amicus curiae" antes de que la Corte Suprema haya decidido si examinará el caso, a menos que los jueces lo soliciten.

En un texto en abril, el FMI dijo que un fallo contra Argentina podría crear el "riesgo de socavar los procesos de reestructuración de deuda soberana" al hacer más difícil que los gobiernos logren un acuerdo con todos los acreedores para que acepten nueva deuda, que usualmente suele pagar menores tasas de interés.

La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Estados Unidos rechazó los argumentos del FMI, diciendo que la mayoría de los nuevos bonos incluyen cláusulas contra demandas colectivas que eliminan la amenaza de un litigio de acreedores "holdout" al exigir que todos los inversores acepten una reestructuración si es aprobada por una supermayoría.