7 de febrero de 2008

Argentina.- El FMI pide información al gobierno argentino sobre el método de medición del índice de inflación

BUENOS AIRES, 7 Feb. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El Fondo Monetario Internacional (FMI) envió una carta al Ministerio de Economía en la que pide precisiones sobre la forma que se elaboran los índices estadísticos en Argentina, una consecuencia de la crisis que afecta al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), informa la prensa local.

Desde hace más de un año, el Indec, que depende del Ministerio de Economía se encuentra en una profunda crisis debido a que fueron relevados varios funcionarios de carrera, mientras los técnicos acusan al Gobierno de modificar los índices.

Según informa el diario argentino 'Clarín', el Indec ha cuestionado sobre todo la medición de la inflación, que el año pasado fue menor al 10 por ciento según el Gobierno, pese a que los analistas privados calcularon que fue el doble.

Los países miembros del FMI tienen la obligación de suministrar indicadores sobre sus respectivas economías. Una fuente del organismo dijo a 'Clarín' que "lo que mas preocupa en el caso argentino es el inciso nueve de ese artículo, que es el que exige la información relacionada al índice de precios".

Después de haber pagado la deuda de 10.000 millones de dólares (casi 6.892 millones de euros) con el FMI el Gobierno del entonces presidente Néstor Kirchner redujo las relaciones con organismo y pidió una serie de reformas en su estructura.

Sin embargo, el FMI juega un papel importante en las negociaciones que Argentina mantiene con el Club de París, integrada por las economías más poderosas para pagar su deuda de 5.000 millones de dólares (3.444 millones de euros), ya que se requiere su visto bueno para llegar a un acuerdo.

El polémico secretario de Comercio, Guillermo Moreno, se ha encargado personalmente de la intervención del Indec y del desplazamiento de funcionarios. El organismo trabaja en la elaboración de un nuevo índice para medir la inflación que tenga en cuenta los cambios en la economía de los últimos años, según el Ejecutivo.