4 de diciembre de 2006

Argentina.- El Gobierno argentino cuestiona la huelga en el sector agropecuario en la segunda jornada de paro

BUENOS AIRES, 4 Dic. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

En la segunda jornada del paro de nueve días convocado por las principales entidades que agrupan a los productores agropecuarios argentinos, el Gobierno cuestionó hoy la medida de fuerza, que implica la no realización de transacciones comerciales del sector.

En declaraciones al canal de noticias 'TN' recogidas por Europa Press, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, consideró que "se trata de un paro que es inexplicable. Hay vocación por parte de algunos responsables de entidades del agro de producir algún tipo de impacto en la vida de los argentinos".

La medida de fuerza comenzó ayer y se extenderá hasta el próximo lunes, y aunque en los establecimientos rurales se sigue trabajando, no se realizan negocios como la venta de ganado o de granos en los principales mercados.

El efecto de la medida se hizo sentir hoy en el Mercado de Hacienda de Liniers, el principal centro comercializador de ganado vacuno del país, donde sólo ingresaron poco más 1.000 vacunos, cuando lo habitual es de 4.000 o 5.000 cabezas.

Fernández destacó que el paro agropecuario tiene una "profunda vocación política", y negó que hubiera otro tipo de reclamaciones. "Esto es un gesto político, no hagamos de esto una cuestión económica porque no lo es", aseguró.

La medida de fuerza convocada por la Federación Agraria, la Sociedad Rural Argentina y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), tres de la cuatro principales entidades agropecuarias, tiene como objetivo la protesta por la política del Gobierno para el sector.

Los productores cuestionan algunas medidas de la Administración de Néstor Kirchner, como limitar las exportaciones de carnes o poner precios máximos al precio del trigo en el mercado interno, medidas que, según el Ejecutivo, tienen como objetivo frenar la inflación.

Por su parte, la ministra de Economía, Felisa Miceli, criticó el paro y defendió las restricciones a las exportaciones. "Nosotros tenemos la concepción de que el Estado debe intervenir en la economía y lo decimos de frente para que no haya especulaciones", explicó en declaraciones a la emisora local 'Spika'.

"Nuestro Gobierno es un gobierno que piensa que el Estado tiene que llenar aquellos lugares donde el sector privado no puede realizar lo que necesita el conjunto de la sociedad", añadió Miceli, quien acusó a los productores de "no poner el hombro", al tiempo que recalcó que el paro es "absolutamente injusto".