12 de agosto de 2009

Argentina con inflación 0,6 pct jul; analistas dudan

Por Damián Wroclavsky

BUENOS AIRES (Reuters/EP) - Los precios minoristas en Argentina subieron oficialmente un 0,6 por ciento en julio, presionados por el costo del transporte y la indumentaria, en un dato muy esperado por el mercado y que no logró borrar el descrédito de los analistas sobre las estadísticas públicas.

Los expertos estimaron que la inflación real de julio casi duplicó al reporte oficial.

La evolución de los precios al consumidor y otros indicadores públicos argentinos están altamente cuestionados por sospechas de manipulación desde que el Gobierno intervino en el 2007 el ente que los elabora.

Un sondeo realizado por Reuters mostró que los analistas esperaban que el ente estatal de estadísticas calculara la inflación en un 0,6 por ciento.

Los precios al consumidor acumularon en los primeros siete meses del año una escalada del 3,4 por ciento y del 5,5 ciento en los últimos 12 meses a julio, informó el ente estatal de estadísticas.

La medición de inflación de julio fue seguida de cerca por el mercado por ser la primera desde que Amado Boudou asumió la conducción del ministerio de Economía con la promesa de restablecer la confiabilidad de las estadísticas públicas.

Tras el dato, superior a meses previos, los bonos domésticos subieron muy ligeramente hasta un 0,3 por ciento promedio, porque hay títulos de deuda que ajustan por la inflación. Las acciones ganaron el 0,78 por ciento, más ligadas al alza de Wall Street.

Boudou ordenó la creación de un consejo académico integrado por docentes universitarios para que garanticen la transparencia de las mediciones, pero recibió críticas de numerosos economistas por ratificar a un funcionario técnico que avaló públicamente los índices cuestionados.

"Me parece que no refleja un cambio (...) La incógnita que sigo teniendo es cómo lo hacen, qué precios toman", dijo Jorge Todesca, ex viceministro de Economía y titular de la consultora Finsoport, que estimó que la inflación de julio fue del 1,3 por ciento, más del doble del dato oficial.

El estudio Orlando Ferreres y Asociados calculó que los precios al consumidor subieron un 1,1 por ciento en julio.

"Dudo mucho que pueda haber un acercamiento gradual a la inflación real", señaló Fausto Spotorno, analista de ese estudio.

TRANSPARENCIA

Previamente a la divulgación del índice, Boudou reiteró su intención de darle transparencia a la medición y señaló que el resultado es "el número que emana del trabajo de los técnicos del organismo".

"Por eso es importante trabajar en el día a día, no trabajar el último día para decir: 'Bueno, ponemos tal o cual número porque nos conviene', si no ir trabajando sobre la captura de datos (...) para darle más transparencia a todo el trabajo", añadió en una entrevista con Radio Mitre.

Los precios que mayor expansión mostraron durante julio fueron los de la indumentaria, el transporte y comunicaciones (ambos con un 1 por ciento) y la atención médica y los gastos para la salud (un 0,9 por ciento).

Los rubros que menos treparon fueron el de educación (un 0,2 por ciento) y el de vivienda y servicios básicos (un 0,4 por ciento.

"No es una normalización, tampoco es un dato excesivamente bajo. Da por debajo de las estimaciones, pero tampoco es provocativo", dijo Marina dal Poggetto, del estudio Bein, que calculó una inflación del 0,9 por ciento para el período.

Rubén Pascuali, operador de Mayoral Bursátil, sostuvo que "la inflación dejó la sensación que el Gobierno comienza a sincerar los datos de la economía, lentamente a niveles un poco más reales".

La evolución de los precios mayoristas mostró un aumento del 1,2 por ciento contra junio y del 6 por ciento frente a julio del año pasado.

- Más información en