18 de mayo de 2006

Argentina.- Lavagna reclama la aplicación de "reglas transparentes" para sostener el crecimiento económico

BUENOS AIRES, 18 May. (Del corresponsal de Europa Press Rafael Saralegui) -

El ex ministro de Economía de Argentina Roberto Lavagna reclamó hoy la aplicación de "reglas transparentes" para sostener el crecimiento económico, y advirtió que "el mejor marco macroeconómico terminará derrumbándose si no se asienta en una firme y progresiva reconstrucción y desarrollo de las instituciones.

Al disertar esta mañana en el Instituto de Altos Estudios de la Universidad Austral, el ex ministro dijo que es necesario "decidir como sociedad si queremos más o menos estatismo en el sector de los servicios, más o menos capitalismo de amigos, más o menos instituciones y reglas claras".

Lavagna llegó al Ministerio de Economía durante la presidencia transitoria de Eduardo Duhalde en 2002 y permaneció en su cargo hasta finales de 2005, cuando el presidente Néstor Kichner decidió reemplazarlo en su cargo por Felisa Miceli.

La imagen positiva de Lavagna figura en tercer lugar en las encuestas detrás de Kirchner y de la esposa de éste, la senadora Cristina Fernández, por lo que desde algunos sectores como el radicalismo se impulsa su eventual candidatura presidencial el año próximo.

"CONSOLIDAR LO ALCANZADO"

El ex ministro, que renegoció la deuda externa argentina, dijo que "hay momentos en los que los caminos se bifurcan", y apuntó que "el desafío de esta primera década de siglo es comprender el efecto inverso" a la economía argentina de la década de los noventa.

"Desde ya mi opción es consolidar lo alcanzado, lo cual implica una combinación entre continuidad y reformas en el marco de un esquema de crecimiento y mayor equidad social", agregó el ex titular de la cartera económica.

"La gran ventaja es que la sólida posición macroeconómica que emergió de la política seguida desde 2002 creó la posibilidad de elegir el rumbo que se desea seguir. Esto es una diferencia sustancial con lo habitual en nuestro país, donde las crisis repetidas dejaban sin margen de maniobra y donde la posibilidad de elegir no existía", concluyó.