23 de marzo de 2006

Argentina.- El Tribunal de Cuentas detecta irregularidades en la venta de Aerolíneas Argentinas

El Estado español ha gastado más de 2.260 millones en la compañía argentina desde 1990

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal de Cuentas ha remitido al Parlamento el informe sobre la actuación del sector público español en Aerolíneas Argentinas en el que advierte de presuntas irregularidades detectadas en la venta en 2001 de la compañía aérea argentina por parte de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) a la sociedad Air Comet, controlada por el grupo Marsans.

El órgano fiscalizador apunta que SEPI aportó 300 millones de dólares (249 millones de euros) a la sociedad Interinvest --propietaria de Aerolíneas y bajo control de Air Comet-- que debían haber sido destinado al pago de pasivos. Sin embargo, Air Comet destinó parte de este importe, en concreto 273 millones (226 millones de euros), a la compra de estos pasivos y no a cancelarlos.

Con esta operación, Air Comet consiguió "quedar subrogada en la posición de acreedor frente a Aerolíneas" con el objetivo de "poder intervenir en el Concurso de Acreedores de esta sociedad". El Concurso de Acreedores aprobó en 2002, con el voto favorable de Air Comet, una quita del 60% de las deudas que acumulaba Aerolíneas Argentinas.

El Tribunal de Cuentas subraya que estas operaciones contaron con el "consentimiento" de SEPI, ya que el holding público español "incluso vendió a Air Comet uno de sus propios créditos frente a Aerolíneas Argentinas". Estos hechos ya están siendo investigados por el juzgado número 35 de Madrid, una causa en la que figuran como imputados los dueños de Marsans, Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz, y el propio presidente de Aerolíneas Argentinas, Antonio Mata.

Paralelamente, el Tribunal de Cuentas también advierte de que SEPI aportó otros 248 millones de dólares (206 millones de euros) para que Air Comet los destinara ala implantación del plan industrial de Aerolíneas Argentinas, singularmente ampliación de flota y el desarrollo de nuevas rutas. Sin embargo, Air Comet destinó estos fondos al pago de gastos de funcionamiento de Aerolíneas y de su filial Austral. "Los documentos que Air Comet remitió a SEPI como justificantes del empleo de estos fondos presentan notorias deficiencias para acreditar la aplicación de las sumas percibidas a los fines previstos en el contrato", según se recoge en el informe.

El informe de fiscalización recoge igualmente el pago por parte de SEPI de 205 millones de dólares (170 millones de euros) por ajuste de balance que, según el contrato, habrían de destinarse al pago de deudas y pasivos, pero que se emplearon fundamentalmente a costear gastos de funcionamientos de Aerolíneas, Austral y de la propia Interinvest.

"Air Comet está exigiendo a SEPI que asuma el pago de importantes cantidades por contingencias, pese a haber incumplido en la mayoría de los casos el procedimiento acordado por las partes para que esta responsabilidad fuera exigible a SEPI. Aunque SEPI no ha abonado todavía nada por este concepto, tiene dotada una provisión al efecto de 231,5 millones de euros", explica el Tribunal en su informe.

2.260 MILLONES DE LAS CUENTAS PÚBLICAS.

El Tribunal de Cuentas cifra en al menos 2.730 millones de dólares (2.265 millones de euros) el "coste real" que para las arcas públicas españolas han tenido sus actuaciones en Aerolíneas Argentinas. En este sentido, el órgano subraya que, "salvo lo cobrado por Iberia en la desinversión del grupo argentino, ninguno de los demás desembolsos realizados por Iberia y SEPI han sido recuperados".

Las aportaciones del Estado español --a través de Iberia y de la propia SEPI-- se remontan al año 1990, cuando Iberia tomó el control de Aerolíneas Argentinas, pero continuaron hasta el año 2003, según el último movimiento de fondos públicos recogido en el informe del Tribunal de Cuentas.