15 de agosto de 2009

Ataque suicida deja 5 muertos en valle pakistaní de Swat

Por Junaid Khan

MINGORA, Pakistán (Reuters/EP) - Un atacante suicida se inmoló el sábado en el valle pakistaní de Swat, dejando cinco soldados muertos, mientras que ocho militantes perecieron en un enfrentamiento por separado, en los incidentes más graves de violencia registrados en la zona en varias semanas.

El Ejército inició a fines de abril una ofensiva en la región del noroeste de Pakistán y dio muerte o expulsó a numerosos militantes talibanes, en una operación considerada ampliamente como exitosa.

El Ejército disipó ciertos temores entre los aliados, en particular de Estados Unidos y otras naciones con tropas en la vecina Afganistán, de que Pakistán esté cayendo en una masiva violencia causada por militantes islámicos.

El ataque con bomba en Khawazakhela, cerca de 14 kilómetros al norte de la principal ciudad del valle, Mingora, aumentó las preocupaciones respecto a un posible regreso de los talibanes, especialmente porque ningún alto líder insurgente murió o fue capturado en Swat.

"El atacante llevó su vehículo atestado de explosivos hasta el puesto", dijo un alto funcionario militar en la región que declinó ser nombrado. Cinco hombres murieron y cuatro resultaron heridos.

El ataque se produjo un día después de que cientos de personas asistieron a un espectáculo de baile y música para celebrar el día de la independencia en el valle, donde los talibanes habían prohibido la música y la educación para las mujeres.

"Celebramos el 14 de agosto con mucho entusiasmo y parecía como si todo hubiera terminado", dijo en Mingora el residente Akbar Hussain respecto del último ataque. "Hoy de nuevo tenemos miedo de que los talibanes regresen", aseveró.

En un incidente por separado, ocho militantes murieron en un enfrentamiento que surgió cuando soldados capturaron otra zona del valle, dijo el Ejército.

Los esfuerzos de Pakistán por controlar a los militantes en su lado de la frontera son vitales para el intento de Estados Unidos de estabilizar Afganistán, donde los insurgentes han amenazado con sabotear las elecciones del 20 de agosto.

El enviado de Estados Unidos para la región, Richard Holbrooke, visitará Pakistán más tarde el sábado.