15 de agosto de 2009

Atentado talibán deja 4 muertos en capital afgana

Por Peter Graff y David Fox

KABUL (Reuters/EP) - La insurgencia talibán se adjudicó la responsabilidad por un atentado con coche bomba ocurrido el sábado en el corazón del barrio más seguro de la capital afgana, apenas cinco días antes de una elección que los milicianos se han comprometido a impedir.

El Ministerio de Defensa de Afganistán reportó que al menos 4 personas murieron y 91 sufrieron heridas en la explosión, que tuvo lugar en inmediaciones de los cuarteles centrales de las tropas de la fuerza internacional liderada por la OTAN, cerca de la embajada estadounidense en Kabul.

Un portavoz de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés) dijo que había víctimas entre sus efectivos.

Un funcionario del Ministerio de Transporte local, cuyas oficinas sufrieron la peor parte de la explosión, dijo que docenas de empleados estaban heridos por vidrios rotos.

La explosión ejecutada por un suicida en un coche bomba destrozó las ventanas de toda la zona y sacudió edificios del barrio Wazir Akbar Khan, sede de las principales embajadas y organizaciones extranjeras en la capital.

Y también sacudió la confianza en la elección presidencial del 20 de agosto, en la que el actual mandatario, Hamid Karzai, enfrentará a otros 35 candidatos.

Dos encuestas recientes mostraron a Karzai con una cómoda ventaja sobre el segundo, Abdullah Abdullah, pero esa diferencia no impediría una segunda vuelta.

Los talibanes, más fuertes que nunca desde que fueron sacados del poder hace ocho años, han prometido atacar los locales de votación y amenazan con represalias contra los votantes.

"El objetivo era la embajada de Estados Unidos, pero no pudimos alcanzarlo", dijo el portavoz talibán Zabihullah Mujahid a Reuters por teléfono desde un lugar no develado.

La violencia ha recrudecido en los últimos tiempos, y los milicianos talibanes han llevado a cabo una serie de ataques contra edificios de los gobiernos provinciales en el sur y el este, y también incursionaron en las otrora tranquilas regiones del norte y el oeste.

El atentado del sábado fue el primero en Kabul desde enero, cuando el objetivo fue la embajada alemana.

El vehículo que transportaba la bomba el sábado habría pasado dos puestos de control no muy estrictos antes de intentar atravesar a contramano un importante puesto de control reforzado, donde fue detenido.

El brigadier general canadiense Eric Tremblay, de la ISAF, dijo que el atacante suicida "ingreso en nuestro sistema defensivo y fue detenido por el ejército afgano", y entonces decidió detonar el explosivo.

"Fue un ataque aislado. No fue un ataque complejo", agregó el militar.