28 de agosto de 2009

Aumentan reclamos de fraude en elección afgana

Por Peter Graff

KABUL (Reuters/EP) - La Comisión de Reclamos Electorales de Afganistán recibió más de 2.000 quejas de fraude o abuso sobre la disputada elección presidencial de la semana pasada y 270 fueron consideradas lo suficientemente serias como para afectar el resultado, informó el viernes el organismo.

Más de una semana después de la elección, Afganistán permanece en un estado de limbo político. Las autoridades han publicado los resultados de sólo el 17 por ciento de los centros de votación, dando a conocer cifras inconclusas.

El principal rival del presidente Hamid Karzai, Abdullah Abdullah, denunció fraude y dijo que no aceptará el resultado si se descubriera que fue influenciado por un abuso a gran escala.

La comisión, que fue designada en parte por Naciones Unidas e incluye a miembros afganos y extranjeros, dijo que aún siguen llegando quejas del día de la votación.

El número de reclamos serios reportados el viernes fue mucho mayor que durante los primeros días tras la votación. Hasta el momento ha recibido 2.207 reclamos, incluyendo 1.740 desde el día de las elecciones.

Hasta el momento ha clasificado 984 de ellos y listó 270 en la categoría A "que, si se prueban válidos, podrían tener efectos materiales en los resultados", indicó en un comunicado.

"Los reclamos recibidos varían. Incluyen acusaciones de relleno de papeletas de votación, mala calidad de la tinta, intimidación y acusaciones en contra del personal electoral", precisó.

Los resultados parciales publicados hasta ahora indican una ventaja de Karzai del 44,8 por ciento sobre Abdullah, que hasta el momento ha obtenido el 35,1 por ciento de los votos. Si ninguno de los candidatos consigue el 50 por ciento, se realizará un balotaje entre ambos candidatos.

A pesar de que los resultados hasta ahora sugieren que una segunda vuelta electoral sería necesaria, aún es muy pronto para predecir el resultado final.

Muchas provincias del sur, en donde Karzai tiene gran parte de su base de apoyo, pero donde las acusaciones de fraude fueron más amplias y la convocatoria se vio más afectada por amenazas de talibanes- aún no realizaron el recuento de votos.