20 de junio de 2012

Bolivia.- Bolivia resuelve no pagar compensaciones económicas a Glencore por la nacionalización de la mina Colquiri

LA PAZ, 20 Jun. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Evo Morales ha resuelto este miércoles no pagar ningún tipo de compensación económica al grupo suizo Glencore por los derechos de explotación de la mina de estaño y zinc Colquiri, la cual ha sido nacionalizada para poner fin a una larga disputa entre trabajadores del yacimiento y cooperativas mineras.

El Gobierno boliviano, que rescindió su contrato de arriendo y de riesgo compartido con Glencore, ha anunciado a través de un decreto que sólo reconocerá a favor de la filial local de Glencore, Sinchi Wayra, el valor de la maquinaria y los insumos almacenados en la mina, menos las deudas de la empresa.

Con esta nueva medida, el control del yacimiento vuelve a manos de la corporación estatal Comibol, 12 años después de su privatización. Esta nacionalización dejaría sin efecto las negociaciones entre el Ejecutivo boliviano y Glencore para modificar los contratos de explotación de las minas, que controla la compañía suiza y sustituirlos por contratos de asociación con mayoría estatal.

Representantes de Sinchi Wayra no han querido pronunciarse de momento sobre esta medida y sobre la decisión de no otorgar ninguna compensación a la empresa suiza.

El Gobierno de Morales --que ha emprendido importantes procesos de nacionalización de empresas de hidrocarburos, telecomunicaciones y eléctricas-- se ha referido a esta medida como un modelo de una nueva política minera controlada por el Estado, pero con espacio para otros actores.

"Los opositores nos dicen 'no tienen política minera', porque para ellos la minería es entregar todo a los extranjeros. Pero la política minera es ésta: Estado, sistema cooperativo, inversión privada nacional y extranjera (.), la propia Constitución lo manda", ha dicho el vicepresidente, Alvaro García.

El decreto dispone que una cooperativa que ya explotaba una parte del yacimiento de Colquiri podrá continuar operando bajo el control de la corporación estatal. García firmó el decreto en reemplazo de Morales, quien asiste en Brasil a la cumbre Río +20 de Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible.

SEGUNDA NACIONALIZACIÓN MINERA

Varias minas, que pertenecen a Comibol desde una nacionalización en 1952, están gestionadas por Glencore y otras empresas privadas que se adjudicaron contratos de explotación en un proceso privatización que comenzó en la década de los noventa y que Morales ha propuesto revertir mediante cambios a los contratos.

García ha explicado que esta "segunda nacionalización" minera, que había sido planteada en el año 2007 por Morales pero chocó con el rechazo sindical, afectará sólo a yacimientos que pertenecen al Estado y que fueron concedidos en alquiler o bajo riesgo compartido a privados.

El sistema dejaría fuera del proceso a la mina San Cristóbal, la mayor productora de plata, zinc y plomo del país, desarrollada como inversión directa por la estadounidense Apex Silver y que actualmente es parte del grupo japonés Sumitomo.

Las tres minas de Glencore --Colquiri, Porco y Bolívar-- habían sido escogidas por el Gobierno para ser las primeras en las que se aplicaría un cambio de contratos concertado, que dejaría en manos de Comibol la mayoría accionarial y el control de la operación.

"Hoy estamos firmando un gran decreto, por un doble motivo. Estamos recuperando una empresa que era del Estado y vuelve a manos del Estado, también resolviendo democráticamente la contradicción entre dos sectores del pueblo boliviano, cooperativistas y asalariados", ha expresado García.

El líder de la Central Obrera Boliviana, Juan Carlos Trujillo, quien encabezó una delegación de mineros que asistió a la firma del decreto, ha asegurado que la "recuperación" de Colquiri constituye un triunfo para los movimientos sociales.

"Hemos demostrado que tenemos la capacidad suficiente para resolver los problemas de nuestro país, evitando nuevos enfrentamientos", ha comentado Trujillo en alusión a otro choque violento entre mineros y cooperativistas que dejó 17 muertos en 2006, el primer año de gestión de Morales.

La minería ha quintuplicado su producción en el último quinquenio, con exportaciones de casi 3.500 millones de dólares (2.763 millones de euros) en 2011, sólo por debajo de las ventas de gas a Argentina y Brasil. Colquiri produjo el año pasado unas dos mil toneladas de estaño en concentrados.