5 de mayo de 2006

Bolivia.- Fitch concluye que la nacionalización de hidrocarburos no afecta a la calidad crediticia de Repsol

La agencia advierte de que el el proceso abierto por Morales podría dañar el "perfil de negocio" en el futuro

LONDRES, 5 May. (EUROPA PRESS) -

La agencia de 'rating' Fitch considera que el decreto de nacionalización de hidrocarburos en Bolivia suscrito por el Gobierno de Evo Morales no afecta a la calificación crediticia de Repsol YPF, ya que esta medida "no ha sido del todo inesperada" y, ante la previsión de acontecimientos como éste, ya se habían tomado las precauciones pertinentes en relación con las reservas de petróleo y crudo de compañías europeas en algunos países suramericanos.

Por este motivo, el decreto no afecta "en la fase actual" a la calificación de Repsol YPF, situada en 'BBB+' (nota más alta dentro de la calidad satisfactoria) a largo plazo y en 'F-2' (solvencia alta) a corto plazo.

No obstante, la agencia advierte de algunas incertidumbres y constata que Repsol tiene una exposición a Bolivia mayor que otras compañías como Total o BP, al contar con unas reservas estimadas de 620 millones de barriles de petróleo o equivalentes a finales de 2005.

La "probable expropiación" de las reservas de Andina, de las que Repsol posee el 50%, advierte, afectaría a cerca del 18% de las reservas consolidadas del grupo a finales de 2005. Aunque notable, el impacto de esta circunstancia "no sería material en términos de 'cash flow'", dado que la producción en Bolivia se encuentra en fase relativamente inicial y que los precios de mercado en la región son bajos.

Además, Fitch adelanta que el proceso puesto en marcha por Morales podría dañar "el perfil de negocio" de la compañía y perjudicar su viabilidad a largo plazo. Tras la nacionalización, Repsol podría quedar con reservas garantizadas para siete años, frente a los actuales ocho años, lo que supone un plazo "débil" en comparación otros competidores internacionales y una adversidad "difícil de mejorar", puesto que los proyectos actualmente en marcha son a largo plazo.

A LA ESPERA DE LO QUE OCURRA EN OTROS PAÍSES.

Las revisiones futuras del 'rating' de Repsol dependerán de decisiones que adopten otros gobiernos "populistas" de Suramérica, señala la agencia, y del resultado este año de la auditoría externa sobre las reservas reales del grupo.

Al margen de la petrolera española, Fitch añade que lo sucedido en Bolivia incrementa su "preocupación" por que otros gobiernos como los de Venezuela o Argentina puedan "interferir en el sector de la energía".