5 de enero de 2006

Bolivia.- Morales dice que Repsol no está entre los "bandidos" pero aplicará "mano dura" a quienes no paguen impuestos

MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente electo de Bolivia, Evo Morales, afirmó esta mañana en Madrid que la petrolera hispano-argentina Repsol YPF no está entre los "bandidos" a los que ha venido denunciando en los últimos días, pero reiteró que aplicará "mano dura" a las empresas que no paguen sus impuestos e incumplan las leyes bolivianas.

Morales hizo estas declaraciones en el último acto de su visita a España, celebrado esta mañana en la sede del Real Instituto Elcano, donde se reunió por espacio de una hora con un nutrido grupo de periodistas líderes de opinión, representantes de empresas y algunos ministerios y los directivos e investigadores de la Fundación.

En todas sus intervenciones durante su visita a España, Morales ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad a las empresas españolas con intereses en Bolivia, sobre todo a la petrolera hispano argentina. Primero durante el almuerzo que mantuvo ayer en la CEOE con empresarios, entre los que estaba Antonio Brufau, y después en su reunión con el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.

En la rueda de prensa celebrada ayer en Moncloa, Morales reiteró la necesidad de que el Estado boliviano tenga a las empresas privadas extranjeras como "socios y no como patrones", por lo que anunció que su Gobierno ejercerá el derecho de propiedad sobre los recursos naturales del país andino sin que ello equivalga a confiscar o expulsar a las compañías con intereses estratégicos en Bolivia.

"JUSTICIA SOCIAL"

Además, ante la inquietud expresada por las empresas españolas sobre la seguridad jurídica de sus inversiones en Bolivia, Morales respondió que él mismo apuesta por dicha seguridad jurídica siempre y cuando garantice que haya "justicia social", y expresó de nuevo las líneas generales de su anunciada política de nacionalización de los hidrocarburos.

"El Estado boliviano va a ejercer el derecho de propiedad sobre los recursos naturales como cualquier Gobierno. Vamos a nacionalizar, pero eso no significa confiscar ni expropiar ni expulsar a las empresas. Vamos a ser radicales con las empresas petroleras que no cumplen con las leyes bolivianas, que no pagan impuestos y que son contrabandistas", indicó sin citar ninguna compañía en concreto.

En este punto, el líder indígena del Movimiento Al Socialismo admitió que cualquier empresa tiene "todo el derecho a recuperar su inversión y tener derecho a la ganancia", pero siempre que haya "principios de equilibrio" con los que el Estado boliviano "se beneficie al igual que la empresa que invierte".

Por último, se mostró "convencido" de que es importante tanto la inversión pública como la privada extranjera, y anunció el deseo de Repsol-YPF de invertir en la industrialización de Bolivia. Por ello, miembros de su Gobierno y de la compañía española discutirán a partir de ahora los aspectos técnicos de dicha inversión.