3 de abril de 2007

Bolivia.- El presidente de Bolivia anuncia su intención de nacionalizar la principal empresa telefónica del país

LA PAZ, 3 Abr. (EP/AP) -

El Gobierno del presidente boliviano, Evo Morales, anunció ayer su intención de nacionalizar la principal empresa telefónica del país y cuya accionista mayoritaria es la italiana Telecom.

Asimismo, Morales aprobó un decreto para la creación de una comisión negociadora que estará presidida entre otros por el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, y que negociará la "recuperación" de la compañía.

En rueda de prensa, Quintana informó de que "se elaborará un plan de negociación que permita recuperar para el estado la Empresa Nacional de Telecomunicaciones" (Entel).

La norma indica que en 30 días la comisión concluirá negociaciones con la compañía italiana, "con el único fin de definir las condiciones para recuperar la empresa a favor del Estado". El pasado mes de enero, el Gobierno boliviano había anticipado su interés de comprar parte del paquete accionario de la compañía que perteneció al Estado hasta 1996.

Meses después, durante su gira a Japón, Morales hizo una escala en Italia donde conversó con el viceministro de Relaciones Exteriores del país, Donato Di Santo, sobre el futuro de la empresa. En esa oportunidad, su portavoz Alex Contreras anunció que el Gobierno respetaría la seguridad jurídica.

Telecom adquirió el 50 por ciento de las acciones a cambio de un compromiso de invertir 610 millones de dólares en Entel. A principios de año el principal ejecutivo de la compañía, el italiano Franco Bertone, apuntó que la compañía invirtió una cantidad superior para convertir a la telefónica en líder del sector en Bolivia.

El 44 por ciento de la empresa es administrado por las dos administradoras de fondos que operan en el país mediante un fideicomiso que les obliga a pagar con las utilidades un bono anual a los bolivianos mayores de 65 años. El 6 por ciento restante está en manos de particulares.

Actualmente, Entel controla el 68 por ciento de la telefonía de larga distancia; el 67 por ciento de la móvil y el 90 por ciento de los servicios de internet, según datos de la Superintendencia del sector.