18 de junio de 2009

Bonos EEUU caen por datos económicos menos negativos

Por Richard Leong

NUEVA YORK (Reuters/EP) - Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense caían el jueves, debido a las preocupaciones por la fuerte emisión de deuda y luego de que datos económicos mejores a lo esperado desvanecieran el apetito por la seguridad de la deuda del Gobierno.

Según los operadores, los indicios de una desaceleración en el deterioro en el empleo y en los sectores fabriles aumentaron las perspectivas sobre que el crecimiento en Estados Unidos podría resurgir en la segunda mitad del año.

Esto podría llevar a que la Reserva Federal suba sus tasas de interés a fin de año para contener un eventual repunte de la inflación.

"Podríamos comenzar a ver cierto crecimiento anémico en el otoño (boreal)", dijo Tom di Galoma, director de comercio de bonos de Guggenheim Partners en Nueva York.

Aunque la economía continúa atrapada en una de las peores recesiones en décadas, ha habido evidencia de una estabilización.

El número de personas que mantuvo el beneficio por desempleo tras pedir una primera semana de ayuda se desplomó en 148.000 a un número menor al esperado de 6,687 millones en la semana terminada el 6 de junio, según el Departamento de Trabajo. Este fue el primer declive desde enero.

Esta reducción coincide con el panorama menos sombrío para las empresas. El índice de actividad fabril de la Reserva Federal de Filadelfia se ubicó en -2,2 este mes frente a una lectura de -22,6 en mayo, la lectura menos negativa desde septiembre del 2008.

En la mañana de Nueva York, el precio de la nota de referencia a 10 años bajaba 19/32 a 94-22/32. Su rendimiento, que se mueve inversamente al precio, era de 3,77 por ciento, un alza desde el 3,69 del miércoles.

Los últimos datos de desempleo y empresas aumentaron las preocupaciones respecto a que la Fed podría endurecer su política monetaria para fin de año en un intento para reducir la inflación una vez que la economía se recupere.

Los encargados de las políticas de la Fed se reunirán el martes y el miércoles de la próxima semana y se espera ampliamente que mantengan sus tasas de interés sin cambios, en niveles cercanos a cero. Los operadores esperan que el banco central estadounidense expanda sus compras de bonos en un intento por mantener bajos los costos del dinero.