7 de octubre de 2008

Brasil.- Brasil anuncia nuevas medidas para aislar su mercado financiero

BRASILIA, 7 Oct. (Reuters/EP) -

El Gobierno brasileño dio a conocer ayer una serie de nuevas medidas económicas, la última en una serie de pasos orientados a aislar al sistema financiero del país de la crisis global financiera.

El Gobierno emitirá un decreto que permitiría que el banco central adquiera carteras de préstamo de instituciones financieras locales pequeñas y medianas de ser necesario. También daría al banco central la autoridad para extender líneas de crédito en monedas extranjeras para instituciones financieras locales.

"La planeación prudente indica que es importante que un país tenga un prestamista de último recurso con recursos significativos", dijo el presidente del banco central del país, Henrique Meirelles, en una conferencia de prensa en Brasilia.

Meirelles agregó que no ve ninguna razón para hacer que la autoridad adquiera las carteras de préstamo en este momento. El lunes a primera hora, Meirelles ofreció una conferencia de prensa conjunta con el ministro de Hacienda, Guido Mantega, para anunciar que el banco central comprará bonos denominados en dólares de bancos brasileños, a fin de aumentar las líneas de crédito en dólares para los exportadores.

MEDIDAS

Aunque el consejo nacional monetario de Brasil debe determinar qué bonos reúnen los requisitos para participar en el programa, Meirelles enfatizó que el banco central los venderá de nuevo a las firmas. El banco central ha tomado una serie de medidas en las últimas semanas para ayudar a aliviar la crisis de liquidez en los mercados de divisas y en el sistema bancario.

El mes pasado, el banco retomó la venta de acuerdos de recompra de dólares por primera vez desde febrero de 2003. Además, la institución alivió los requisitos de reservas para los bancos en dos ocasiones, y ayer vendió contratos swap de dólares por primera vez en más de dos años, vendiendo más de 1.470 de 2.100 millones de dólares (1.083 de 1.548 millones de euros) en una subasta para saciar la demanda de dólares en el mercado internacional.

Las nuevas medidas fueron reveladas el mismo día en que el índice de la Bolsa de Valores de Sao Paulo cayó en más del 15 por ciento en las primeras operaciones y la moneda brasileña registró su mayor pérdida en nueve años, mientras los inversionistas preocupados por la crisis abandonaban activos de mercados emergentes alrededor del globo.