17 de septiembre de 2007

Brasil.- Los empresarios españoles se suman al Programa de Aceleración del Crecimiento de Brasil propuesto por 'Lula'

Zapatero dice que nuestras empresas estarán "a la altura de las circunstancias" junto al sector público brasileño

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un nutrido grupo de empresarios españoles con fuertes inversiones en Brasil confirmó hoy el presidente brasileño, Luiz Inácio 'Lula' da Silva, su intención de participar activamente con sus inversiones en el Programa de Aceleramiento del Crecimiento que quiere lanzar el Gobierno durante su segundo mandato y que prevé de aquí a 2010 inversiones por un total de 250.000 millones de dólares (casi 180.000 millones de euros) en distintos sectores.

Así se lo comunicaron los empresarios durante el encuentro que mantuvieron este mediodía en Madrid junto al presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, en el marco de la visita que realiza hoy a España el presidente de Brasil, ocasión en la que Zapatero pidió a los representantes de las empresas españolas que se sumen a esta iniciativa brasileña.

El programa lanzado por 'Lula' con ocasión de su segundo mandato tras su victoria en las elecciones prevé inversiones cercanas a los 250.000 millones de dólares hasta el año 2010, que estarán repartidos en distintas obras de infraestructuras, medidas sociales, transporte y energía, y que tiene por objetivo duplicar el crecimiento económico del país en los próximos años.

En el encuentro estuvieron presentes más de medio centenar de empresarios españoles con fuertes inversiones en Brasil, entre los que destacan César Alierta (Telefónica); Emilio Botín (Santander); Antonio Brufau (Repsol YPF); Francisco González (BBVA); Manuel Pizarro (Endesa) o José Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola).

Además, Felipe Benjumea (Abengoa), José Manuel Entrecanales (Acciona), Florentino Pérez (ACS) ; Marcelino Fernández (Dragados) ; Salvador Gabarró (Gas Natural); Ignacio de Polanco (Prisa); Fernando Conte (Iberia); José Manuel Martínez (Maphre); Juan Miguel Villar Mir (OHL) o Luis del Rivero (Sacyr), entre otros.

NUEVAS INVERSIONES DE TELEFONICA

El primero en hablar fue César Alierta, quien recordó que Telefónica es la principal empresas europea con inversiones en Brasil, del orden de los 31.000 millones de dólares. Aseguró ver con optimismo los avances en materia económica en ese país, donde está presente desde hace diez años, y anunció inversiones por 7.000 millones de dólares hasta 2010.

Emilio Botín elogió las cifras macroeconómicas brasileñas, que han convertido al país en una referencia en la región en el camino que hay que seguir para solucionar de forma duradera los problemas a los que se enfrenta. "Lula nos ha enseñado que el éxito también puede ser latinoamericano", indicó.

Los mismos elogios llegaron de Antoni Brufau, quien precisó que el programa de aceleración del crecimiento presentado por Lula es un ejemplo de lo que pueden lograr los países con "transparencia, profesionalidad y seguridad jurídica" para los inversores extranjeros, ante lo cual dijo que Repsol YPF responderá positivamente a la invitación del presidente brasileño.

También expresaron su interés de acompañar a Lula en esta iniciativa el presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, y el de Gas Natural, Salvador Gabarró, quienes reforzaron su apuesta por Brasil tras coincidir en que ese programa permitirá al país afianzar su crecimiento sostenido y al mismo tiempo luchar contra las desigualdades.

ESPAÑA, SEGUNDO INVERSOR EN BRASIL

Durante su discurso, Zapatero recordó que Brasil es un "socio destacado y estratégico" para España, tanto por su dimensión -es el quinto país más poblado del planeta y entre las 10 primera economías del mundo- como por su estabilidad política y económica, y el dinamismo y la profesionalidad de sus empresarios.

Por eso, dijo Zapatero, España se ha convertido en el segundo mayor inversor en Brasil, con una inversión acumulada de 35.000 millones de euros, tan sólo por detrás de Estados Unidos. Desde mediados de los noventa, las empresas españolas han apostado por Brasil con vocación de permanencia y esperan seguir haciéndolo en el futuro.

Así, tras destacar que España ve el futuro a corto y medio plazo del país sudamericano con "claro optimismo", el jefe del Ejecutivo aseguró en presencia de los empresarios el interés de nuestro país de acompañar a Brasil en su etapa de crecimiento sostenido, a través del citado programa de aceleración del crecimiento, y se mostró convencido de que trabajarán junto al sector público brasileño para contribuir al éxito de su programa.

"En ese proyecto será clave el papel de las empresas, entre ellas las de capital español. Estarán a la altura de las circunstancias (*) Estoy seguro de que van a seguir en esta misma línea, aportando iniciativas, capital y tecnología, contribuyendo a dinamizar sectores económicos fundamentales generando abundante empleo de calidad", subrayó.

Como primer socio económico y comercial en América Latina, Brasil es el primer destino de las exportaciones españolas en Sudamérica, y tercero en el continente americano. En 2006 el intercambio comercial rozó los 4.000 millones de dólares, 2.300 en exportaciones españolas y 1.400 en importaciones realizadas desde España.

MAS PRESENCIA BRASILEÑA EN ESPAÑA

Entre los asistentes también se encontraba el presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro, quien celebró la buena marcha de la economía brasileña aunque criticó que en muchas ocasiones las empresas "piensan más en Londres o París que en Madrid", tras lo cual pidió una mayor presencia de empresas brasileñas en nuestro país.

Por su parte, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, quien se mostró convencido de que el programa que quiere lanzar Lula se convertirá en un importante "revulsivo" para la economía brasileña y, sobre todo, que producirá una segunda etapa de importantes inversiones españolas en Brasil.

"Cada día nuestras empresas están más comprometidas con el desarrollo económico de Brasil y lo que deseamos es ampliar esta presencia estable de nuestras empresas en otros sectores de la economía brasileña con significativas tasas de crecimiento", precisó Díaz Ferrán, que se refirió en concreto a la futura matriz energética brasileña.