30 de marzo de 2007

Brasil.- 'Lula' asegura que el etanol no es una amenaza para las selvas amazónicas ni para la producción de alimentos

WASHINGTON, 30 Mar. (EP/AP) -

El presidente de Brasil, Luiz Inácio 'Lula' Da Silva, aseguró en un artículo publicado hoy en el diario 'The Washington Post' que el éxito del programa brasileño con el etanol ha ayudado a disipar mitos como que el combustible es una amenaza a las selvas amazónicas y para la producción de alimentos.

El artículo de 'Lula' se ha publicado un día después de que el líder cubano, Fidel Castro, calificara de "siniestra" la idea de convertir los alimentos en combustible y dijera que la promoción que hace Washington de esa política condenaría "a muerte prematura por hambre y sed a más de 3.000 millones de personas en el mundo".

Las críticas de Castro se sumaron a las de su estrecho aliado, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien a comienzos de este mes también condenó la iniciativa de Washington afirmando que "estaríamos usando las tierras fértiles que tenemos disponibles, el agua disponible... para producir alimentos, pero no para la gente, sino para los vehículos de los ricos".

Brasil, segundo productor mundial de etanol después de Estados Unidos, firmó este mes un acuerdo con Washington para promover el uso de ese combustible en el hemisferio.

'Lula', quien llega esta noche a Estados Unidos para entrevistarse el sábado con su homólogo George W. Bush, afirmó que "sí, las condiciones de trabajo de los cultivadores de la caña de azúcar deben ser mejoradas y estamos totalmente comprometidos a hacer eso". "Sin embargo, este asunto difícilmente justifica las severas críticas de una actividad económica que emplea y ofrece esperanzas a tantas personas en Brasil y en el mundo", añadió.

Para el mandatario brasileño, "el éxito del programa de etanol también ha ayudado a disipar ciertos mitos. El etanol no es una amenaza directa a las selvas tropicales, en la medida que los suelos amazónicos son altamente inapropiados por el cultivo de la caña de azúcar".

"Tampoco la caña de azúcar amenaza la producción de alimentos. Menos de un quinto de las 340 millones de hectáreas de tierras cultivables de Brasil se usa en cosechas. Sólo un 1 por ciento, o tres millones de hectáreas, se utiliza en el cultivo de caña para etanol", afirmó.

Como contraste, señaló 'Lula', "200 millones de hectáreas son pastizales, donde la producción de caña esta comenzando a expandirse". "La agricultura ofrece no sólo alimento, sino también una forma de vida para millones de pequeños cultivadores en todo el mundo", manifestó.

AUTOSUFICIENCIA DE PETRÓLEO

De acuerdo con el presidente de Brasil, "30 años de investigaciones e innovaciones han hecho a mi país autosuficiente en petróleo al reemplazar el 40 por ciento de nuestro consumo de gasolina con etanol".

En su opinión, el uso de etanol y biocombustibles es más que una respuesta a las "peligrosas adiciones a los combustibles fósiles... (son) una revaluación de la estrategia global para proteger nuestro ambiente" porque los "biocombustibles en Brasil son limpios y altamente competitivos. El etanol hecho de caña de azúcar no deja residuos, todo es reciclado".

En este sentido, destacó que la expansión de cultivos "de caña de azúcar, soya y otras siembras de oleaginosas para (producir) biocombustibles asegurará que familias necesitadas tengan los medios financieros para sustentarse".