5 de octubre de 2006

Brasil.- Lula da Silva libera 690 millones de dólares del presupuesto de 2006 para obras públicas y gastos sociales

SAO PAULO, 5 Oct. (EP/AP) -

El presidente de Brasil Luis Inacio Lula da Silva anunció hoy la liberación de 690 millones de dólares del presupuesto nacional de 2006 para proyectos de obras públicas y gastos sociales. La noticia se produce después de dos semanas de que se que el Gobierno decidiera congelar cerca de 740 millones de dólares del presupuesto nacional de 2006, para cumplir su programa de ahorro fiscal. La medida quedó firmada ayer tarde por da Silva.

Tras la disposición del ejecutivo brasileñó, Lula liberó estos fondos que recibirán nueve ministerios. Las mayores cuantías irán a para a los ministerios de Desarrollo Social, al de Transporte y al de Hacienda.

El Ministerio de Desarrollo Social gestiona el llamado plan Bolsa Familia, que reparte mensualmente unos 325 millones de dólares a 45 millones de brasileños pobres. Brasil tiene una población que alcanza los 185 millones de habitantes.

El plan Bolsa familia se inició en 2003, el plan Bolsa Familia entrega a través de las municipalidades unos 95 reales (43 dólares) al mes para familias con ingresos de 120 reales (55 dólares). A cambio de la ayuda, la familia debe garantizar la asistencia de los niños a la escuela y a programas oficiales de vacunación.

La decisión oficial se produjo cuando Lula está en campaña para el segundo turno de las elecciones el 29 de octubre. Este anuncio fue muy criticado de inmediato por sus adversarios quienes criticaron la medida y aseguraban que Lula mezclaba el gobierno con su campaña.

"La emisión de esta medida...a esta altura del segundo turno, por decir lo mínimo, huele mal. ¿Cuál es la urgencia?" para liberar los fondos, dijo el senador conservador José Agripino, citado en una nota del comando de campaña del adversario de Lula, el socialdemócrata Geraldo Alckmin.

Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) con el apoyo de sus aliados del derechista Partido del Frente Liberal (PFL), de Agripino, sorprendió a Lula en la primera vuelta el 1 de octubre alcanzando 41,6% de los votos válidos y con ello forzó a un segundo turno para el 29 de octubre.