30 de enero de 2015

Brasil planea medidas de eficiencia energética para evitar racionamiento

RÍO DE JANEIRO, 30 ene, 30 Ene. (Reuters/EP) -

- El Gobierno de Brasil está planeando medidas para ahorrar electricidad a través de un consumo más eficiente, con el objetivo de evitar apagones y tener que aplicar un racionamiento, dijo el viernes el ministro de Energía, Eduardo Braga.

La peor sequía en más de 80 años ha reducido los niveles de las reservas hídricas de las plantas hidroeléctricas en la región sudeste de Brasil, que representan alrededor del 70 por ciento de la generación de electricidad del país.

La semana pasada se registraron una serie de apagones en Brasil luego de que el operador de la red eléctrica nacional ordenara los cortes para evitar una crisis mayor en el sistema, sumamente presionado por las altas temperaturas y el clima seco.

"Vamos a lanzar un programa de eficiencia energética que ciertamente tendrá un efecto positivo", dijo Braga a periodistas después de reunirse con funcionarios del sector.

El ministro no detalló qué medidas serían implementadas para reducir la demanda, pero destacó que éstas no incluirán un racionamiento del suministro. El funcionario indicó que Brasil tiene 5.000 megavatios disponibles para respaldar al sistema.

Braga dijo que el programa comenzaría dentro de 60 a 90 días, cuando termine la temporada de lluvias en Brasil.

Las autoridades brasileñas han negado reiteradamente la necesidad de un racionamiento eléctrico, dado que han recurrido a las plantas térmicas -más costosas- para compensar por la menor generación de las hidroeléctricas.

Sin embargo, las grandes ciudades de Brasil necesitarán casi con seguridad un racionamiento del agua, empezando por Sao Paulo.

ONS, el operador de la red nacional eléctrica, dijo el viernes que los niveles de los reservorios de las represas hidroeléctricas en el sudeste de Brasil posiblemente subirán al 20 por ciento de su capacidad para fines de febrero, desde el 16,8 por ciento actual.

Pero pese al incremento proyectado, estos niveles se mantendrán en su nivel más bajo en más de una década.

Enero y febrero son históricamente los meses más lluviosos para la región sudeste, origen de más del 60 por ciento del producto interno bruto de Brasil.