19 de abril de 2007

Brasil.- Preocupación por el posible monopolio energético de Petrobras en Brasil

SAO PAULO, 19 Abr. (EP/AP) -

El Consejo Administrativo de Defensa Económica, la oficina antimonopolio brasileña, emitió un fallo con el que asegurarse que un consorcio, encabezado por el conglomerado petrolero Petrobras, no cree un monopolio en sectores como la distribución de combustibles en el país.

A mediados de marzo el consorcio formado por Petróleo Brasileiro SA (Petrobras) y las dos firmas petroquímicas brasileñas, Braskem y Ultrapar Participacoes SA, compraron la red Ipiranga de distribución de combustibles y refinación de crudos y petroquímica.

Debido a las normas brasileñas, la operación debe recibir el visto bueno de instancias como las oficinas reguladoras y antimonopolio.

El fallo del Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade) garantiza que la operación de compra de Ipiranga por parte del consorcio, por unos 4.000 millones de dólares, pueda revertirse en caso de que quede probado que el negocio violó normas antimonopolio.

El presidente de Petrobras, Sergio Gabrielli, negó que la operación constituya una amenaza a la competencia y que a pesar de no estar de acuerdo con el fallo, lo acatarían. Dijo que como la decisión era de carácter preliminar, el consorcio presentaría sus alegatos ante Cade para mostrar que la negociación por Ipiranga favorecía la competencia en el mercado brasileño.

"Ipiranga va a funcionar en cuanto la Cade decida (en fallo final) y vamos a mostrar que la actuación operacional de los compradores, no amenaza la situación competitiva", indicó Gabrielli a los periodistas en Brasilia.

Además aseguró que en el calendario de la negociación todo avanzaba como estaba previsto y que incluso el cierre financiero o pago fue hecho en el día de ayer, pero no ofreció otros detalles.

La decisión de la Cade se produce atendiendo un pedido conjunto de las secretarías antimonopolio de los ministerios de Hacienda y de Justicia.

Aclararon que la medida no pretende "prohibir el cierre de la operación o la transferencia de activos entre las empresas", sino proteger al consumidor final.

Pero resaltaron que les preocupaba que Petrobras, con la operación de compra, asumirá las estaciones de gasolina de Ipiranga en el norte, noreste y centro oeste del país, elevando con ello a 50 por ciento su participación de mercado en algunas ciudades.