20 de marzo de 2007

Brasil.- Se registran nuecos retrasos y cancelaciones en los aeropuertos brasileños debido a un fallo técnico

SAO PAULO, 20 Mar. (EP/AP) -

Un fallo técnico en el sistema de tráfico aéreo en el centro de Brasil provocó nuevos retrasos y cancelaciones en los vuelos programados en los aeropuertos brasileños, dejando cientos de pasajeros atrapados en las terminales. Este problema se produjo sólo un mes después de que otro fallo afectase a miles de pasajeros y a varias aerolíneas.

El Ministerio de la Defensa, que controla los sistemas aéreos, indicó en un comunicado que el fallo se produjo el pasado domingo por la mañana en el sistema informativo de comunicación del centro de control número 1, responsable de las regiones del centro-oeste y sureste de Brasil.

El daño técnico, cuyos detalles no fueron revelados, fue corregido y el "sistema informativo ya opera normalmente", aseguró el Ministerio en el texto. Sin embargo, las aerolíneas trataban todavía ayer lunes de recuperar la normalidad en sus itinerarios, después de sufrir retrasos.

Un apagón ocurrido posteriormente en el aeropuerto de Brasilia empeoró el problema, confirmaron ayer las autoridades de la capital brasileña.

Casi el 30 por ciento de los vuelos previstos para el lunes por la tarde en el país tuvieron retrasos, informó la agencia de noticias 'Agencia Brasil'. El presidente Luiz Inacio Lula da Silva mantuvo una reunión de emergencia con sus asesores y les ordenó la instalación de sistemas "efectivos" para sustituir la tecnología principal en caso de fallos y poner fin a las tribulaciones del tránsito aéreo.

Por su parte, las autoridades creen que un problema en los programas informáticos causó el fallo técnico, que obligó a los controladores de vuelo a aplicar una serie de medidas de seguridad que aumentaron el tiempo de espera entre los despegues y aterrizajes en los aeropuertos más concurridos del país.

Aunque numerosos pasajeros se mostraron enfadados por los retrasos y debieron esperar horas en los aeropuertos y a bordo de los aviones detenidos, no se repitió la oleada caótica de cancelaciones y demoras de vuelos sufrida justo antes de la temporada navideña. Aquel problema fue causado por fallos en el equipo y porque los controladores de vuelo decidieron trabajar más lentamente, meses después de que una colisión entre dos aviones, ocurrida el 29 de septiembre, dejara 154 víctimas mortales.