17 de junio de 2012

Bruselas debe pensar en "cómo Grecia puede salir de la crisis, no en cómo puede salir del euro"

MÉXICO DF, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, ha emplazado este domingo a la Unión Europea (UE) a que piense en "cómo Grecia puede salir de la crisis, no en cómo puede salir del euro".

   En unas declaraciones realizadas en el marco de las jornadas preliminares a la cumbre del G-20 que se celebra este lunes en Los Cabos (México), Gurría ha mostrado su confianza en que la eurozona superará la grave crisis que acucia y ha dado un espaldarazo a las autoridades griegas, en vistas a las elecciones generales que se celebran este domingo en el país.

   "Hay que pensar en cómo Grecia puede salir de la crisis, no en cómo puede salir del euro", ha remarcado Gurría, que ha señalado a la unión fiscal como "uno de los principales avances que van a dar una mayor solidez a Europa en el medio plazo".

   Gurría ha incidido en que la recuperación económica mundial tendrá que hacer frente a un contexto de creciente volatilidad, al desempleo y a las desigualdades sociales.

   En esta línea, ha apuntado, "no hay que inventar instituciones, hay que coordinar mejor las decisiones y tener mas fuerza en el mensaje".

   Por ello, Gurría estima que los países emergentes del G-20 son "parte de la solución" para hacer de este encuentro "la cumbre del crecimiento", en declaraciones recogidas por la OCDE México en su cuenta en la red social Twitter.

   El secretario general de la OCDE ha hecho hincapié en el papel de Latinomamérica. "América Latina está creciendo por sus propios méritos, está generando empleos, y tienen una estabilidad macroeconómica y financiera", ha sostenido Gurría.

PAÍSES EMERGENTES

   Por otra parte, el presidente de México, Felipe Calderón, ha hecho un llamamiento este sábado para apostar por "una nueva Europa más fuerte". Para ello, ha exhortado a las mayores economías del mundo, en el marco de la cumbre del G-20 que se celebra este lunes en Los Cabos (México), a que refuercen el cortafuegos del Fondo Monetario Internacional (FMI), en vistas a un posible agravamiento de la crisis de la deuda que azota a la eurozona.

   En concreto, Calderón ha pedido que se parapete la crisis europea a través de un fortalecimiento del colchón financiero instaurado por el FMI en abril de 430.000 millones de dólares (340.200 millones de euros).

   A colación de estas palabras, Gurría ha dejado entrever que las potencias emergentes podrían acordar una mayor aportación al cortafuegos del FMI.

   "Los grandes países emergentes que integran el G-20 son ahora parte de la solución", ha manifestado Gurría, en unos términos muy similares a los utilizados por el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, en una entrevista publicada este domingo por el diario británico 'The Observer'.

   En teoría, México debería superar los 8.000 millones de dólares (6.330 millones de euros), si bien la horquilla en la que se mueve varía de los 1.000 millones de dólares (algo más de 791 millones de euros) a los 10.000 millones de dólares (casi 8.000 millones de euros), la cifra máxima a la que está dispuesto a llegar el Gobierno de Brasil.