18 de junio de 2009

Cae pesimismo de firmas manufactureras japonesas: sondeo Reuters

Por Izumi Nakagawa y Leika Kihara

TOKIO (Reuters/EP) - El pesimismo entre los manufactureros japoneses sobre la marcha de sus negocios se redujo el mes pasado, mostró el jueves un sondeo de Reuters, pero la renuencia de los consumidores a gastar reforzó el temor a que la salida de la recesión sea lenta.

El sondeo podría apuntar a una recuperación saludable en el índice "tankan" que el Banco de Japón publicará el 1 de julio, tras tocar un mínimo histórico en el primer trimestre.

Pero cualquier mejora se produciría desde una base muy baja y es improbable que provoque que el Banco de Japón ponga fin a sus medidas no convencionales para aliviar las tensiones en el financiamiento corporativo.

"La confianza de las empresas podría mejorar fuertemente y los planes de gasto de capital podrían ser revisados al alza en el tankan del banco central", dijo Naoki Iizuka, economista de Mizuho Securities.

"Pero eso por sí solo no llevará a una fuerte mejora de la evaluación económica y por ende a un cambio en las políticas", agregó.

Un repunte en las exportaciones y en la producción industrial generó especulación de que la economía japonesa ya podría haber pasado lo peor. Esto redundó en un alza en el índice Reuters Tankan, tanto en el sector manufacturero como en el de servicios.

Los manufactureros y los empresarios del sector servicios esperan que las condiciones mejoren en los próximos tres meses, pero el tono optimista se debe en parte al estímulo de los Gobiernos japonés y mundiales, generando dudas sobre si la demanda por bienes japoneses durará.

El índice Reuters Tankan sobre la confianza de los manufactureros subió 19 puntos en mayo a -50, y creció 28 puntos desde un mínimo histórico alcanzado hace tres meses.

La confianza entre los no manufactureros se ubicó en -31 en el sondeo de Reuters, por encima de un mínimo de -44 alcanzado en mayo.

Pero los minoristas se quejan porque los consumidores aún no están gastando mucho debido al deterioro del empleo.

La economía japonesa se contrajo a su ritmo más rápido desde la Segunda Guerra Mundial en los primeros tres meses del año, pero los economistas esperan que este trimestre comience una recuperación.