14 de septiembre de 2007

Caribe.- Cadenas hoteleras con presencia en Caribe pedirán a Estados rebajas de impuestos y tasas aeroportuarias

PALMA DE MALLORCA, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las cadenas hoteleras con presencia en el Caribe pedirán a los Estados de la zona rebajas de los impuestos sobre su actividad, y una reducción en las tasas aeroportuarias, "que han ido aumentando a niveles que ya entendemos como preocupantes", según explicó hoy en Palma de Mallorca el presidente de la Caribbean Hotel Association (CHA), Enrique de Marchena.

Así lo manifestó el representante patronal durante su permanencia en la isla con motivo de la celebración de la primera 'Cumbre para la integración y el desarrollo del Caribe en el Siglo XXI', que acogió el Centro de Convenciones del Hotel Melià Victoria, y a la que también acudieron representantes de algunos de los principales grupos inversores en la zona, así como de la Caribbean Tourist Organization (CTO), entidad pública que representa el turismo caribeño.

A falta de concluir el encuentro, el presidente de CHA adelantó que se plantean realizar un "esfuerzo mayor" para conseguir que el turismo "sea reconocido como una industria de exportación y que, de la misma manera que en Europa se retorna el IVA al turista, se establezca una política similar en el Caribe", propuesta que, junto con otras de tipo medioambiental o relativas a formación, será presentada en una declaración conjunta a los jefes de Estado caribeños.

De Marchena subrayó el peso de los hoteleros españoles en el área del Caribe, donde las cadenas de capital nacional --muchas de ellas mallorquinas-- ya cuentan con más de 60.000 habitaciones en el Caribe, con una fuerte presencia en Cuba, México, República Dominicana, Jamaica, Aruba y Bahamas, e incluso en Puerto Rico, entre otros destinos.

Además, el presidente del CHA explicó que este año se han abierto otras 5.000 nuevas camas entre todos los países ribereños de ese mar, de las que una buena parte corresponden a cadenas españolas, aunque advirtió de un crecimiento de las inversiones realizadas por compañías norteamericanas.

En cuanto a la posibilidad de que se reduzca el crecimiento hotelero en el Caribe, Enrique de Marchena confesó no ser "favorable a las moratorias", ya que, a su entender, "es el mercado el que te dice en qué isla debes seguir creciendo o no", siguiendo un criterio de autorregulación del mercado.

En ese sentido, consideró que ahora existen nuevas oportunidades de negocio para los hoteleros españoles en islas como Curazao, Saint Thomas, Saint John, así como en diversas zonas de República Dominicana y en Aruba, donde ya tienen presencia tres cadenas españolas.