14 de agosto de 2009

Cemex, con mucho camino por andar tras refinaciar deuda

Por Gabriela López

MONTERREY, México (Reuters/EP) - La mexicana Cemex, la tercera mayor cementera del mundo, eludió la cesación de pagos con una reestructuración de deuda, pero podría tomarle un lustro recuperar su grado de inversión y la flexibilidad financiera necesaria para aprovechar oportunidades de adquisición.

Cemex dijo el viernes que pudo extender vencimientos de deuda por 15,000 millones de dólares hasta el 2014, con lo que eliminó presiones de liquidez de corto plazo y despejó preocupaciones de los inversionistas.

Pero con la recesión económica aplastando la demanda por cemento en sus principales mercados, la compañía se verá forzada a captar capital con acciones o bonos y vender activos para reducir su pesada deuda, de unos 18,000 millones de dólares.

"El nivel de endeudamiento continúa siendo muy alto para el EBITDA que la compañía está generando", dijo Santander en un reciente reporte.

La cementera espera que sus ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) caigan un 29 por ciento a 3,100 millones de dólares este año y que su flujo libre de caja baje en un 38 por ciento a 1,600 millones de dólares.

Cemex, que se convirtió en un jugador mundial a través de adquisiciones, también está recortando sus gastos y sus inversiones a fin de maximizar su generación de efectivo.

La cementera acordó en junio vender sus operaciones en Australia a su rival Holcim en 1,600 millones de dólares y está peleando con la austriaca Strabag para concretar una acordada venta de activos en Austria y Hungría por 435 millones de dólares.

INMINENTE OFERTA DE ACCIONES

La reestructuración de la deuda incluye el pago de amortizaciones semestrales, que Cemex dijo cancelará con flujo de efectivo, venta de activos no estratégicos y transacciones de mercado de capital, lo que para los analistas significa una inminente emisión de acciones.

Los especialistas estiman que la emisión podría ser de entre 1,000 y 2,000 millones de dólares, ya sea a través de derechos de suscripción o una oferta pública.

Este año, algunas cementeras como la francesa Lafarge y empresas mexicanas como la constructora ICA han realizado incrementos de capital para fortalecer su balance, que han sido bien recibidos por los inversionistas.

"Creo que los inversionistas (de Cemex) participarían (en la oferta), porque normalmente te dan un descuento sobre el precio de la acción en el mercado que podría ser de alrededor de un 5 a un 10 por ciento", dijo Carlos Hermosillo, analista de Vector.

En enero, Standard & Poor's (S&P) le retiró a Cemex el grado de inversión, que la ayudaba a obtener financiamiento barato en mercados internacionales, y más tarde bajó sus calificaciones de deuda hasta "B-".

S&P dijo está semana que colocó a Cemex en revisión "en desarrollo" desde "negativa", y que de concretarse un refinanciamiento exitoso podría subir las calificaciones de la cementera en no más de dos niveles en escala global y no más de tres en escala nacional.

Eso dejaría a Cemex aún cuatro escalones por debajo del grado de inversión en escala global.

(Con reporte adicional de Noel Randewich; Editado por César Illiano)