24 de julio de 2007

Chile.- Crisis energética del Cono Sur genera caída del 51,4% en los beneficios netos de Endesa Chile en primer semestre

SANTIAGO, 24 Jul. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La crisis energética que afecta al Cono Sur de Latinoamérica mostró hoy su influencia en los resultados de Endesa Chile, filial de Enersis, los que registraron una caída del 51,4 por ciento durante el primer semestre de 2007, en comparación con el mismo período del año anterior.

La compañía indicó hoy en Santiago que, entre enero y julio, ha obtenido 85,3 millones de euros en utilidades (118 millones de dólares) frente a los 179 millones de euros (unos 248 millones de la moneda estadounidense) obtenidos en el primer semestre de 2006.

En un comunicado, Endesa Chile dijo que los ingresos de la compañía crecieron un 20 por ciento durante el mismo período de 2007.

La compañía energética dijo que el beneficio neto se explica, en parte, "por un avance en el resultado operacional de 11,3 por ciento y por un menor resultado no operacional, producto del fuerte impacto contable derivado de la aplicación del BT 64 proveniente de las filiales en Colombia".

Respecto del resultado operacional del ejercicio del primer semestre, Endesa explicó que los 39,6 millones de euros ganados en el período, casi cinco millones más que en 2006, se explican por el desempeño del negocio en todos los países en los que está presente la compañía: Argentina, Perú, Chile y Colombia.

"Ello, a pesar de algunas situaciones de dificultad de abastecimiento como la falta de gas y baja hidrología, así como el alto precio de los combustibles líquidos en el caso chileno, y las dificultades regulatorias y de precios, y también la escasez de combustibles y baja hidrología en Argentina", según la nota entregada por Endesa.

El resultado operacional en Chile en el período fue un 1,3 por ciento superior al del primer semestre de 2006, con ventas físicas de energía superiores en 0,7 por ciento a las de ese período. La producción de 9.557 GWh registrada al cierre de junio de 2007 significó un aumento de 4,5 por ciento en la generación eléctrica.

"Las reservas de los embalses han permitido a Endesa Chile mantener la generación hidráulica, asegurando el suministro futuro de los contratos, aún cuando la hidrología en 2007 ha sido más seca que lo normal", dijo Endesa, que reconoció que "los costes de explotación experimentaron un alza de 50 por ciento", causada en parte por "mayores costos de combustibles y lubricantes por la mayor generación térmica a altos costos de producción".

No obstante, se indicó también que "la situación de abastecimiento del sistema y la implementación de una adecuada política comercial ha permitido mitigar el riesgo hidrológico".