27 de abril de 2007

Chile.- Foro Económico Mundial termina con llamamiento a la integración latinoamericana

SANTIAGO, 27 Abr. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Con un llamamiento a la integración regional culminó la noche de este jueves el Foro Económico Mundial sobre América Latina, realizado en la capital de este país sudamericano y al que asistieron los presidentes de Chile y Brasil, además de 400 representantes políticos, sociales y empresariales.

En su discurso de clausura, la presidenta Michelle Bachelet enfatizó que cualquier proceso de integración regional debe basarse en sistemas de protección social que sean inclusivos y que terminen con las desigualdades.

"La clave para los países de nuestra región es que, junto con crecer podamos avanzar hacia la construcción de sistemas de protección social que permitan generar todas las condiciones para mantener el crecimiento, para permitir desarrollo y, sobre todo, estabilidad en nuestros países", dijo.

La médico socialista dijo a los asistentes que no se cansará de repetir que "el tema de la exclusión social es algo que debemos abordar con la mayor de las energías ahora".

"Es un imperativo ético y político, pero también es un imperativo económico. Y es lo que esperan los ciudadanos y ciudadanas de nuestra querida América Latina", explicó.

Bachelet agregó que el mundo y la región transitan por un momento complejo, ya que la agenda global vive días difíciles producto de las dificultades que existen para conformar coaliciones globales que enfrenten eficazmente los problemas.

No obstante, dijo que aunque hay señales positivas, como la consolidación de la democracia y del respeto a los derechos humanos, aún "falta democracia en algunos rincones del planeta. Falta que se respeten los derechos de todas las personas, pero son pocos los que se atreven a discutir ambos paradigmas".

CUATRO EJES

La mandataria explicó que, según su perspectiva, existen cuatro ejes que se debieran trabajar en la región. En primer lugar, sostuvo que no existen atajos al desarrollo fuera de la democracia, "tuvimos muchas experiencias en el pasado que nos señalan eso con claridad". Al respecto, recalcó que existen estudios que indican que "una gran mayoría de los latinoamericanos continúa teniendo fe en la democracia".

Como segundo eje de trabajo, propuso asegurar el crecimiento sostenido e indicó que, en medio de una economía moderna, "la complacencia no tiene cabida. El mundo es dinámico y la competencia es reñida. Y quienes se quedan haciendo lo mismo siempre, van a quedar rezagados en esta tremenda competencia".

En ese contexto, afirmó que es necesario generar confianzas "y eso significa dar señales claras a los inversionistas acerca del respeto a las reglas del manejo macroeconómico y asegurar marcos reguladores predecibles y objetivos".

Además, enfatizó que es indispensable lograr mayor estabilidad en el flujo de inversiones, de manera de evitar las consecuencias de la volatilidad, lograr mayor integración para fortalecer nuestra apertura en la región y trabajar, muy especialmente, los aspectos estratégicos como la infraestructura y energía.

La jefa de Estado, subrayó que el cuarto eje se refiere a "ser capaces de mantener los espacios de diálogo para la integración". Al respecto, destacó los acuerdos en materia de energía que se evidenciaron al culminar la I Cumbre Energética Suramericana, desarrollada en Isla Margarita y manifestó la necesidad de seguir trabajando para lograr mayores entendimientos.

PUENTE

Agregó que existe una agenda en marcha en temáticas como infraestructura y políticas sociales e indicó que Chile ha tenido una gran recepción en la propuesta de forjar una alianza público-privada de alcance regional, para enfrentar el desafío de construir una relación de América Latina con Asia. "Los chilenos estamos muy dispuestos a servir de puente entre Asia y América Latina", afirmó, recordando los acuerdos comerciales suscritos entre este país sudamericano y algunas naciones del continente asiático.

En el ámbito del desarrollo, planteó que "hemos logrado definir una agenda global, los Objetivos del Milenio, pero igualmente importante es que se haya ido consolidando un cuerpo de ideas en el mundo acerca de la importancia de las políticas sociales, de la mano con el crecimiento. Me refiero al desarrollo humano".

La presidenta Bachelet manifestó que si la agenda política no avanza, es porque faltan acuerdos políticos, insistiendo que hay una enorme demanda de articulación política hacia los líderes de cada país, "pero muy especialmente, hay una gigantesca necesidad de fortalecer las instituciones multilaterales, porque cuando los problemas son globales, no puede sino haber soluciones globales y multilaterales. Esa es la vocación de Chile y es la vocación de nuestros amigos de Brasil", enfatizó.

OPORTUNIDADES

En el ámbito regional, la jefa de Estado indicó que América Latina hoy tiene grandes oportunidades, ya que la región vive un período de crecimiento que no se veía desde la crisis de la deuda externa en los años 80. Señaló que "vemos estabilidad de precios y, en general, políticas responsables en lo fiscal. Algunos, incluso hablan del desafío que tenemos de saber administrar la bonanza que vive la región".

Asimismo, señaló que junto a estos hechos positivos existen otros complejos, entre los que subrayó que la democracia de la región enfrenta problemas de consolidación, lo que desencadena crisis institucionales. "Debemos continuar consolidando nuestras democracias. Por eso, el esfuerzo de avanzar en el fortalecimiento de las instituciones democráticas y del Estado de Derecho, sigue siendo relevante", puntualizó.

Además, propuso solucionar la enorme dificultad que enfrentan los gobiernos para ser efectivos en la generación de los bienes públicos, "y esto tiene que ver también con la credibilidad y confianza que la gente pueda tener en nuestra democracia".

En ese marco, aseguró que entre 1990 y 2002 el número de pobres en América Latina aumentó desde 202 a 221 millones de personas, cifra que ha disminuido en los últimos años.

Bachelet dijo estar convencida de que la integración es "indispensable por el tamaño de los desafíos que tenemos, indispensable por las fortalezas y dificultades que tenemos en los distintos países, indispensable porque también es un factor central de estabilidad en la región, para poder dar este salto al desarrollo y este salto a una región más justa y más humana".

LULA

El presidente de Brasil, Luiz Inazio 'Lula' da Silva, fue el invitado de honor en la clausura del Foro Económico Mundial sobre América Latina.

En su intervención durante la clausura, afirmó que en la región "no habrá desarrollo sin integración energética, aérea, sin caminos ni puentes y sin que exista un grado de confianza política entre empresarios y trabajadores".

'Lula' aseguró que "la integración ayudará a dinamizar las actividades productivas para una América sustentable", en lo que, a su juicio, es "un momento excepcional y de muchas oportunidades" para la región.

"Cuando me refiero a la integración, hablo de integración energética, de integración aérea, de integración en las telecomunicaciones, de corredores bioceánicos, de integración portuaria; porque sin duda todos estos elementos unidos harán de América Latina una región fuerte y única", explicó.