17 de abril de 2010

Chile subirá los impuestos para financiar la reconstrucción

CORONEL/SANTIAGO, 17 Abr. (Reuters/EP) -

Chile anunció el viernes una subida de los impuestos que pagan las grandes empresas, la minería y el tabaco, para financiar la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto del pasado 27 de febrero, lo que será acompañado por la emisión de deuda soberana por 740 millones de euros y la venta de activos.

En un discurso pronunciado en la ciudad de Coronel (sur del país), una de las zonas más devastadas por el seísmo, el presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció su plan de financiación, que alcanzará una suma de 6.244 millones de euros en los próximos cuatros años.

"Este plan de reconstrucción va a tomar 4 años y va a ser, junto al cumplimiento de nuestro programa, las dos grandes tareas y desafíos que vamos a enfrentar durante nuestro Gobierno", aseguró Piñera en su discurso.

Antes de hacer el anuncio, medio centenar de habitantes de Coronel protestaron en demanda de viviendas de emergencia para enfrentar el frío y las lluvias del otoño austral.

Pese a los daños causados por el terremoto, el mandatario de centroderecha dijo que el esperado crecimiento económico implicará 1.777 millones de euros adicionales al año, que se mezclarán con un "mix de financiamiento".

"Las medidas (...) del plan de reconstrucción del presidente Piñera resultan bastante balanceadas en el sentido de distribuir la carga del financiamiento entre los que más pueden, para beneficiar a los que menos tienen", dijo Alfredo Coutiño, director para América Latina de la agencia internacional de calificación de riesgos Moody's.

Chile volverá al mercado de deuda internacional para financiar la reconstrucción, con la emisión de bonos soberanos, probablemente en un plazo de diez años, aunque también se contempla la colocación de nota de deuda local, que en parte se utilizará para el déficit fiscal proyectado del 2010 y las amortizaciones de deuda.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dijo la noche del viernes que la emisión de bonos soberanos será por 740 millones de euros, aunque los compromisos por cubrir suman 4.443 millones de euros. Este año, el Gobierno está autorizado para emitir deuda por 5.406 millones de euros.

Con todo, Larraín dijo que esperaba que Chile alcance un nivel de equilibrio estructural hacia el fin del período de Gobierno de Piñera. Para este año, se prevé un déficit estructural del 1,2 por ciento.

Piñera aseguró que para la reconstrucción se echará mano a los millonarios fondos ahorrados en tiempos de bonanza y que bordearían los 8.146 millones de euros. También se evalúa la opción de usar las reservas de las ventas del cobre destinadas a la financiación de las Fuerzas Armadas.

En el mercado cambiario y en la bolsa, el plan de Piñera tuvo un efecto casi nulo a la espera de mayores detalles.

ALZA TRIBUTARIA A EMPRESAS Y MINERAS

Piñera, poseedor de una fortuna personal estimada en torno a los 1.481 millones de euros, dijo que elevará desde 17 a 20 puntos porcentuales y de manera transitoria el impuesto que afecta a las ganancias de las grandes empresas, lo que permitiría percibir adicionalmente 933 millones de euros.

"El aumento de los impuestos de aquellos sectores que tienen más (...) se va a traducir en un aumento transitorio en el impuesto de primera categoría a las empresas de nuestro país, que va a subir en 3 puntos durante el 2011 y un punto y medio durante el 2012", dijo Piñera.

En 2013 el impuesto de primera categoría volvería a una tasa del 17 por ciento.

El dueño del grupo minorista Cencosud, Horst Paulmann, dijo que el alza de impuesto no afectará los planes de inversión del 2010, mientras la Cámara Comercio de Santiago estimó que "estas alzas indudablemente afectarán la inversión de las empresas".

Para financiar la reconstrucción, se planteó cambios a las regalías que pagan las productoras de cobre, aunque bajo un esquema voluntario y con una tasa variable. Con ello, se espera recaudar 518 millones de euros en un plazo de 2 años.

El ministro de Minería, Laurence Golborne, detalló que el alza de las regalías mineras apunta a un rango de entre 3,5 y 9,0 por ciento y las empresas que adopten el cambio tendrían invariabilidad del tributo por unos 8 años.

Se espera que todas las mineras acepten el nuevo esquema tributario, pero un gremio minero dijo que la reforma a un único sector sería "discriminatorio". "Esta es una propuesta donde todos ganan", aseguró Golborne.

El Gobierno también planteó la venta de activos prescindibles, entre los que podrían figurar la participación minoritaria del Gobierno en Edelnor y Aguas Andinas, la mayor empresa de agua potable del país.

Se elevará además el impuesto permanente al tabaco de 60 a 67 por ciento, lo que favorecería la recaudación de cerca de 733 millones de euros en un plazo de cuatro años.