27 de diciembre de 2013

China aumentará regulación sobre cemento, baterías y metales para reducir contaminación

PEKIN, 27 dic, 27 Dic. (Reuters/EP) -

- China elevará los estándares para la producción de cemento, baterías, cuero y metales pesados como parte de sus esfuerzos por reducir la contaminación del aire, el agua y el suelo, dijo el Ministerio de Medio Ambiente el viernes.

Frente a una creciente indignación pública por la polución, los alimentos contaminados y el agua sucia, Pekín ha dicho que va a hacer frente a los costos ambientales de más de tres décadas de crecimiento desenfrenado.

El Gobierno chino se comprometió a ponerse firme con industrias poco reguladas como la del cemento, el hierro, el acero y el carbón, aunque las autoridades centrales han tenido habitualmente dificultades para imponer su voluntad a los poderosos sectores de la industria y a funcionarios locales.

Según una notificación emitida por el Ministerio de Protección del Medio Ambiente (www.mep.gov.cn), China produjo 2.210 millones de toneladas de cemento en 2012, el 56 por ciento del total mundial.

El aviso decía que sólo ese sector es responsable del 15-20 por ciento del total de emisiones de materia particulada en China, la principal causa de polución, además del 8-10 por ciento del óxido de nitrógeno y el 3-4 por ciento del dióxido de azufre, componentes de la lluvia ácida.

Las directrices revisadas obligarán a los productores a instalar tecnologías avanzadas de lucha contra la contaminación para cumplir con las nuevas normas, incluyendo el control de al menos el 60 por ciento de las emisiones de dióxido de nitrógeno.

China es también el mayor productor y exportador mundial de baterías, incluyendo paneles solares, y las nuevas medidas buscarán imponer mejores estándares y barreras más altas a la entrada al sector, una fuente importante de contaminación por metales pesados en el suelo y agua del país.

Los nuevos dirigentes de Pekín han tratado de poner menos énfasis en el crecimiento económico y más en la creación de lo que describen como "la bella China".

Sin embargo, el Gobierno dijo a principios de esta semana que le estaba costando cumplir una serie de objetivos ambientales claves para el período 2011-2015 como resultado de una expansión económica más rápida de lo esperado.