7 de enero de 2015

Clima mejora, pero los avances son lentos en la búsqueda de avión de AirAsia

Por Fergus Jensen

PANGKALAN BUN, Indonesia, 7 ene, 7 Ene. (Reuters/EP) -

- Funcionarios de búsqueda y rescate de Indonesia reportaron el miércoles que el tiempo mejoraría sobre la zona en la que se presume que se estrelló un avión de pasajeros de AirAsia, pero no parecían estar más cerca de hallar las cajas negras que podrían explicar qué hizo caer a la aeronave.

El vuelo QZ8501 desapareció de las pantallas del radar sobre el norte del Mar de Java el 28 de diciembre, a menos de la mitad de su vuelo de dos horas desde Surabaya, la segunda ciudad más poblada de Indonesia, hacia Singapur. No hubo sobrevivientes entre las 162 personas que viajaban a bordo.

Treinta y nueve cuerpos y restos del avión han sido recuperados desde la superficie del mar frente a Borneo, pero fuertes vientos y altas olas han evitado que los buzos alcancen secciones más grande de lo que se sospecha serían partes del avión detectados en el lecho marino por sonares.

"Es claro, es mucho mejor que durante los últimos días", dijo el teniente primero de la Fuerza Aérea Alpha Yudi Baskoro a periodistas en Pangkalan Bun, el pueblo del sur de Borneo donde tiene su base la operación de rescate.

"Las olas tienen entre uno y dos metros - eso es bueno. La velocidad del viento también es relativamente lenta", agregó.

"Funcionarios indonesios creen que siete objetos de metal detectados en el agua a unos 30 metros de profundidad podrían incluir a la cola y partes del fuselaje del Airbus A320-200.

Pero incluso en las pocas ocasiones que el clima ha permitido que los buzos entren al agua, las fuertes corrientes y la mala visibilidad en el mar lodoso han hecho los avances tremendamente lentos.

"No pudimos bucear por mucho tiempo, sólo cinco o 10 minutos y luego subimos", dijo el supervisor de buzos de la Armada sargento mayor Rudi Hartanto en la noche del martes.

"El lecho marino es en su mayoría lodo y arena, la corriente es fuerte -cuatro a cinco nudos- por lo que el lodo se levanta y la visibilidad se reduce a cero", agregó.

Para los familiares de quienes viajaban a bordo, el lento ritmo ha sido una agonía. "Yo aún estoy buscando a mi hermana menor", dijo una mujer, quien no entregó su nombre, en el centro de crisis establecido para los familiares en Surabaya.

Indonesia AirAsia, propiedad en un 49 por ciento de AirAsia con sede en Malasia, un grupo de vuelos económicos, ha enfrentado críticas de las autoridades en Yakarta en los 10 días que han pasado desde el accidente.

El Ministerio de Transporte ha suspendido la licencia de la aerolínea para volar entre Surabaya y Singapur, diciendo que sólo tenía permiso para realizar la ruta lunes, martes, jueves y sábados. El vuelo QZ8501 despegó un domingo, aunque el ministerio dijo que eso no influyó en el accidente.

AirAsia ha dicho que está cooperando plenamente con las investigaciones del ministerio.

Indonesia también ha reasignado a algunos funcionarios de tráfico aéreo y aeropuertos que permitieron que el vuelo despegara y endureció las normas sobre los procedimientos previos al despegue en un país con una precaria reputación en seguridad aérea.